Crear un espacio zen en el marco de una reforma integral

Emprender una reforma integral de tu hogar es el momento ideal para reformular la disposición de los espacios. Desde cambiar la funcionalidad de una habitación, los accesos y muros divisorios, hasta el diseño de un rincón especial de lectura, trabajo o relajación.

Precisamente hablando de relajación, quizá un término que remite a respiración, paz y bienestar es la palabra “zen”. ¿Qué es lo primero que viene a nuestra mente al escuchar esta palabra? Seguramente un escenario de paz y de relajación. Y sin duda, todos necesitamos un espacio para sentirnos de esa forma, sobre todo porque la vida actual nos mantiene a todos en una vorágine de trabajo y ocupaciones que puede incluso dañar nuestra salud. Al llegar a casa, necesitamos un lugar en que podamos recuperar nuestras energías.

Por lo tanto, resulta una excelente idea, sobre todo en el marco de una reforma integral, el crear un interior zen o al menos un pequeño rincón zen para sentirse relajado y libre de estrés. Evidentemente, no hay “reglas” como tales para diseñar esta pequeña área zen dentro de tu hogar, pero sí existen ciertos consejos o líneas generales que te proponemos en Tu7 para que te plantees cómo quieres tu pequeño rincón zen.

En primer lugar, te proponemos escoger una paleta de color que se decante por los colores terrestres. Este tipo de colores suaves como el gris, el blanco y aquellos entre el beige y el rosado-beige te harán sentir relajado. Al elegir colores, es importante decidirse por un color primario dominante para posteriormente añadir otros colores que combinen en las telas de cortinas, alfombras y otros.

 espacio zen 01

Una paleta de colores terrestres es suave y ayuda a mantener un ambiente relajado
http://www.apartmentguide.com/blog/8-easy-breezy-earth-tone-palettes-apartment/

Continuando con la idea de lo conectado a la naturaleza, aparte de los colores, es una excelente idea utilizar materiales naturales, que tienden a ser luminosos y en cierta medida, suaves. Es una excelente idea utilizar lino o lana para las cortinas o para los muebles del área. También se puede añadir una alfombra natural o aplicaciones en algodón para aumentar la sensación de paz que generan estos materiales.

espacio zen 02

Las telas en materiales naturales transmiten paz, por ejemplo, esta manta y sus cojines.
http://www.lushome.com/home-decoration-burlap-sisal-twine/28543

 

Otra excelente idea es utilizar muebles muy sencillos. Un mueble pensado para un espacio zen debe ser simple y estar trazado en líneas simples. Se desaconseja utilizar muebles con diseños complejos puesto que no combinan bien con la idea de relax de un espacio zen. Se deben elegir más bien diseños minimalistas que combinen bien con el resto de la decoración. Los diseños modernos y contemporáneos son ideales, pero se pueden añadir materiales naturales para incrementar la sensación de calidez y relajación.

En la misma sintonía, podríamos decir que minimizar los elementos decorativos es una idea escencial en la creación de un espacio zen. Es recomendable no exponer demasiados elementos decorativos y evitar pinturas muy coloridas y fotografías que obstruyan la vista al recorrer la habitación. Es importante no acumular cosas: cuando la vista encuentra muchos obstáculos, el espacio se va alejando de la idea de relajación y reposo. Más bien hay que ir despejando y permitir que el espacio limpio ayude a incrementar la sensación de paz y tranquilidad.

 

espacio zen 03

Pocos muebles y líneas claras: minimalista y zen
http://www.minimalisti.com/architecture/interior-design/04/modern-minimalist-interiors-zen-decor-philosophy-or-magic.html

 

Continuando con la creación de un espacio zen, no sólo lo que vemos es importante. Todos nuestros sentidos deben estar en sintonía con la tranquilidad del ambiente. Ya mencionábamos el tacto de las telas de origen natural, pues también los aromas son importantes. A ese respecto, es posible usar escencias naturales para realzar el ambiente de tranquilidad y relajación. Utilizar aceites escenciales, velas, y otras formas de aromatizar un espacio que pueden utilizarse. Es importante elegir un aroma que realmente nos guste, pero que a la vez, sea reconocido por ser calmante: lavanda, manzanilla, hojas de azahar, tilo, etc.

 espacio zen 04

Las velas son un plus para una decoración zen
http://opendeco.es/aprende-decorar-tu-hogar-con-velas/

 

Otro detalle que potenciará el carácter relajante y lleno de paz de nuestro espacio será el añadir toques de naturaleza. Además del oxígeno que nos proporciona todo lo verde, también incrementa el efecto relajante de toda la habitación. El solo hecho de tener plantas en el campo de visión tiene un efecto tranquilizador. Claro que hay que elegir plantas de interior. Una idea genial son los bonsais, que permiten sentir que estamos en medio de la naturaleza aunque estemos en nuestro salón o en nuestra habitación.

También es una excelente idea añadir ciertas texturas agradables en la decoración, por ejemplo, alfombras, tapices o cubre-sillas o sofás. Los almohadones en colores mate y texturas suaves son un elemento que añade paz a un espacio que está pensado para tranquilizar y llenar de energía a sus habitantes.

Es importante no olvidar que cuando hablamos de Zen, este concepto incluye los cinco elementos: Fuego, Tierra, Agua, Metal y Madera. Estos elementos clásicos de diversas civilizaciones se incorporan de forma habitual en una decoración zen. El fuego puede ser una chimenea, velas, tazones con mechas, etcétera. La tierra se representa con rocas, pequeñas piedras y plantas. El agua puede ser con imágenes de agua (cascadas, lagos, el mar…), con pequeñas fuentes o tazones. El metal se puede usar en muebles, cuadros y esculturas, al igual que la madera.

espacio zen 05

La naturaleza dentro del hogar ayuda a lograr una sensación relajante
http://seekayem.com/awesome-bonsai-design-ideas-for-interior-house-decoration/white-walnut-office-furniture-with-bonsai-decoration-interior/

 

Seguir añadiendo pequeños detalles le irá dando a este espacio zen mayor personalidad y solidificando su efecto tranquilizador. Por ejemplo, se puede añadir una cortina o unas varas de bambú, piedras simétricas en torres, pequeñas fuentes de agua, flores, plantas, etcétera. El detalle está en no agregar cosas de más, mantener el espacio despejado y limpio con un par de elementos que lo hagan sentir más natural y armónico.

Por ejemplo, si decidimos convertir un rincón de nuestro salón en nuestro espacio zen, podemos mantener las paredes blancos, poner una mesa baja de color beige y sobre ésta, una pecera con plantas acuáticas y alrededor, dos o tres puffs en algodón o lino beige. En la pared podríamos sólo colocar una pequeña repisa con una vela aromática de lavanda y con ello tendriamos un espacio zen ideal: sencillo, natural, relajante.

Otro elemento fundamental es la elección de las cortinas, que como ya hemos dicho deben ser en materiales naturales y agradables al tacto, luminosas, cómodas y que combinen bien con la paleta de color. Hay que recordar que son un elemento fundamental en la decoración zen, pues son lo que permite crear una sensación de intimidad y privacidad al reducir el ruido y bloquear las corrientes de aire. Hay que tomarse un tiempo para elegir tanto la tela como el color. Para un ambiente aún más elaborado se las puede asociar con biombos de madera o metal, o incluso en papel con un estilo más oriental, y con ello se obtiene un ambiente prácticamente aislado del mundo exterior y cotidiano. Especial detalle son los cortineros: es una pena utilizar elementos muy comunes que no combinen con unas preciosas cortinas y una decoración zen muy meticulosamente realizada.

Ahora bien, independientemente de las cortinas elegidas, es importante saber jugar con la luz. Privilegiar la luz natural y descartar por completo la luz fluorescente y excesivamente brillante. Es buena idea decantarse por una luz suave tipo vela, y ubicar distintas fuentes de iluminación de forma que podamos regular a voluntad la cantidad de luz, haciendo el rincón zen un espacio de descanso, meditación o de ejercicio y relajación dependiendo de nuestras necesidades del momento.

Un detalle que no debemos olvidar es el de ocultar los elementos que distraen, es decir, los aparatos eléctricos. Éstos no tienen cabida en el área zen de nuestro hogar. Ojo: si tenemos el televisor, éste puede colocarse en un área discreta o incluso, puede quedar oculto en un mueble hecho a medida para tal fin. No deben quedar a la vista cables de ningún tipo puesto que su presencia evidente perturba la sensación de paz que estamos tratando de generar con la disposición de los elementos y la decoración en general.

Es un detalle especial dentro de esta creación de un espacio relajante y agradable para todos los sentidos el considerar una mesa de centro o “mesa baja” a la que nos podamos sentar a deleitar otro de nuestros sentidos: el gusto. Se debe privilegiar el preparar un espacio ideal para tomar un té o una infusión herbal. Un café con olor intenso también es bueno. De forma que se puede incluir un juego de té o de café que vaya ad hoc con el resto de la decoración y que potencie su efecto relajante.

espacio zen 06

Una linda mesa de centro: espacio para degustación y placer zen
http://bricobistro.com/une-deco-asiatique-pour-rester-zen/

Es importante recordar que no forzosamente debemos atacar una reforma total de nuestro piso o casa para conseguir este espacio zen. Una reforma parcial es suficiente para dotar a nuestro hogar de este pequeño rincón relajante y cargado de buena energía que se convertirá a la larga en el espacio de descanso y recargado de baterías de toda la familia. Siempre hay que tener en cuenta que una buena planificación para una reforma, ya sea parcial o integral, es lo que nos permitirá obtener buenos resultados y quedar satisfechos con el tiempo y recursos invertidos. Así que en el caso de nuestro rincón zen, la idea es valorar cuánto espacio y qué tipo de área queremos construir y en base a ello planificar la reforma y los trabajos necesarios.

Un último consejo seria añadir ya sea detalles o elementos decorativos asiáticos. Desde una pintura con ideogramas chinos o japoneses hasta el propio bambú, pasando por una escultura de Buda o unas agradables pelotas de masaje oriental, todos estos elementos pueden potenciar la decoración relajante y zen que estamos buscando. Una forma ideal de incluir este tipo de detalles son las fuentes caseras, que parecen imitar en miniatura a un agradable y lleno de paz jardín japonés.

espacio zen 07

Una mini fuente o jardin zen: una excelente adición
http://www.shbarcelona.cat/blog/cat/jardi-zen-que-significa/   

 

Todos estos tips son pequeños detalles que pueden ayudar a crear una zona o una habitación entera llena de paz y de energía a la vez. Pero lo que en ningún momento hay que peder de vista es el recuerdo o la imagen que nos genera estar a la orilla del mar o en el bosque: la certeza de que podríamos pasar horas ahí, sentados, respirando y dejando que la energía fluya a través de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¿Qué obtenemos de esta idea? Que la naturaleza por sí misma es relajante. De tal forma que siempre que nuestra decoración gire entorno a materiales, ideas, recursos y colores naturales, sin duda va a tender a ser una decoración zen.

Recordemos que el estrés no es amigo de la buena salud y desafortunadamente, la mayoría de nosotros vivimos nerviosos y estresados, por lo que es preciso que busquemos la forma de darle balance a nuestras vidas cotidianas. El espacio que hemos descrito, sobre todo si podemos realmente potenciarlo y darle independencia aprovechando una reforma integral, que esté despejado, limpio, simple y sin complicaciones, promueve per se la relajación y se convierte en la mejor forma de tranquilizarnos y terminar el día de una forma saludable y tranquila. Cuando estamos relajados, todo tiende a fluir de una mejor manera y la vida parece sonreír. Así de fuerte es el poder del interiorismo, la decoración y el diseño en nuestra vida cotidiana.

Eligiendo puertas interiores para una reforma integral: opciones y características

En una reforma integral hay muchísimos elementos para seleccionar. Es muy probable que al emprender una reforma de estas dimensiones terminemos por cambiar la disposición de las habitaciones, su uso, sus acabados, y a veces inclusive derribando o añadiendo muros, y también todas las puertas interiores de nuestro piso o casa.

Y el elegir las puertas que dan acceso a cada una de las habitaciones o áreas de un piso no es una labor sencilla o que deba dejarse al azar, puesto que es una de las formas en que podemos hacer que la reforma que estamos realizando se destaque o puede resultar una situación que la haga, digamos, naufragar.

Antes de elegir las puertas internas de un piso reformado, hay que informarnos bien respecto al estilo que queremos dar a nuestro espacio, puesto que dependiendo si es un espacio cerrado (con un pasillo o corredor al que den las puertas de habitaciones), o abierto (en el que sólo haya puertas para ciertos espacios como los aseos o las habitaciones de los miembros de la familia), y en que las puertas sin duda tendrán un impacto visual mucho más fuerte en el conjunto de la apariencia de nuestro piso.

Asímismo, la elección de materiales deberá realizarse cuidadosamente, puesto que debe combinar adecuadamente con el resto de los materiales, colores y texturas elegidas para el resto de las superficies de nuestro piso. Además, hay diferentes estilos de puertas que pueden resultar muy útiles en distintas áreas de nuestro hogar, para optimizar el uso del espacio y para no desperdiciar ni un milímetro el área de paso, de almacenamiento, o simplemente de disfrute de nuestro piso.

 

Espacio abierto o corredor… ¿cuándo es más importante la elección de puertas interiores?

¿Cómo has pensado tu espacio? Cuando te acerques a especialistas en reformas como nosotros en Tu7, es necesario que llegues con una idea muy precisa de cómo visualizas tu piso renovado.

Tradicionalmente, un piso estaba distribuido de forma clásica: una entrada (equivalente al hall anglosajón o americano) y desde ahí despuntaba un corredor o pasillo que servía como distribuidor al resto de las piezas de la casa: salón, comedor, habitaciones, cocina, aseos, etcétera. Esta distribución, evidentemente sirve para dar una mayor privacidad a cada una de las áreas del hogar. Se considera una distribución clásica porque es la que se utilizó durante mucho tiempo en el diseño tanto de casas independientes como de pisos o apartamentos.

Puertas interiores

Distribución clásica con corredor o pasillo. Observemos la importancia de las puertas como elemento definitorio del espacio.
www.dixib.com/tag/cute-and-groovy-apartment/

 Por otro lado, en edificaciones o reformas más modernas, se prioriza más un espacio abierto, en el que desde la entrada se puede pasar, casi sin puertas, a diversas áreas de la casa, reservando el uso de puertas a los aseos y las habitaciones privadas. Desde una cocina abierta se accede al salón y el comedor, mismos que se ven “rodeados” por las entradas, dotadas de puertas, a los aseos y las habitaciones. En este caso, las puertas no tendrán un papel tan protagonista, sin embargo, pueden incidir mucho más en la apariencia del espacio en su conjunto, pues serán visibles desde la cocina y el salón: los espacios en que se pasa más tiempo y se recibe a los invitados.

Reforma integral de un salón

Ejemplo de distribución de un piso más abierto y con menos puertas. De igual forma es importante mantener el equilibrio de apariencia y materiales.
http://interiorzine.com/2011/09/27/luxurious-apartment-in-rome/

 

Tipos de puertas

Una vez hayas determinado el tipo de espacio al que dará lugar tu reforma integral, deberás decidir qué tipo de puertas favorecen mejor la funcionalidad y apariencia del diseño. En este caso, se pueden elegir puertas tradicionales con dos bisagras que abran ya sea a unos 110° o inclusive a 180°, ya sea con apertura hacia la izquierda o la derecha, favoreciendo siempre la funcionalidad de la habitación a la que se accede y al mejor aprovechamiento del espacio, o algún otro tipo de puerta menos convencional, las cuales describiremos más adelante.

En cuanto a las puertas tradicionales, éstas pueden variar en dimensiones, orientación, apertura, material, acabado y colores, es decir, hay una gran variedad de opciones.

Las dimensiones son importantes sobre todo pensando en cómo vamos a introducir mobiliario en cada una de las habitaciones: no podemos elegir una puerta muy pequeña para una habitación en la que pensamos tener grandes armarios, por ejemplo. Además, si el estilo elegido para nuestro piso es más moderno, una puerta amplia combinará mucho mejor con el resto del diseño del espacio. Las puertas más amplias también tienen la ventaja de poder incluir algún diseño más vanguardista o moderno, para lo cual las puertas más pequeñas se ven limitadas.

Muy importante a la hora de determinar la elección final de puertas interiores en un piso reformado, es la consideración de los materiales y acabados que se han usado en el resto de la reforma: una puerta pequeña en madera tradicional no es una selección adecuada en un piso en el que se han elegido colores claros y trazos modernos en el resto de la reforma. Por el contrario, una puerta vanguardista decorada con espejos y en colores drásticos como pueden ser el negro o el blanco, iría mal con un espacio diseñado en líneas y motivos clásicos.

Pero una puerta tradicional no es la única alternativa a la que podemos acudir cuando seleccionamos puertas, sino que hay otras opciones.

La primera, que es muy utilizada en diseños actuales y contemporáneos es la puerta corredera. Este tipo de puerta se usa para economizar espacio y a la vez, obtener más rendimiento de las aperturas existentes. Una puerta corredera se instala sin bisagras y con rieles horizontales, de forma que se abre sin dibujar un ángulo, sino que dibuja más bien una línea paralela a la del muro en la que ha sido encastrada.

En un espacio abierto, sin corredores o pasillos, una puerta corredera es ideal para permitir el acceso a una oficina privada o a un pequeño distribuidor que dé a las duchas y los aseos. También suelen utilizarse para grandes armarios encastrados (tipo clóset), o para ocultar de la vista general del salón o el comedor algún espacio.

comedor-cocina-gava

Ejemplo del uso de una puerta corredera en un espacio abierto y de diseño moderno
http://www.tu7.cat/cast/proyectos_realizados

Imaginemos por ejemplo un piso completamente abierto desde la cocina hasta el despacho, al cual se quiere dar un poco de privacidad sonora, pero sin eliminar el hecho de compartir luz con el resto del piso. En ese caso, puede instalarse una puerta corredera de pared a pared, que en lugar de un material opaco esté elaborada en vidrio traslúcido. Este pequeño detalle de diseño dotará al espacio en general de una apariencia moderna y equilibrada, que realmente permitirá destacar el hecho de que ha sido sometido a una reforma integral.

Otro tipo de puerta es la puerta doble que puede usarse como muro falso entre dos piezas, pero reservándonos la posibilidad de abrirla de forma completa en caso de mudanza o de cambio de muebles.

Este tipo de puerta es como una puerta tradicional, pero no está encastrada en un hueco especialmente realizado en la pared para tal fin, sino que la estructura completa de la puerta, de doble apertura, sustituye a un muro, con lo que cotidianamente sólo se abre una de las “alas” de la puerta, pero eventualmente, todo el muro falso podría movilizarse para permitir el acceso más ágil de una gran mesa, un armario, un sofá, etcétera.

 

Materiales: ¿cómo hacer la mejor elección?

Una vez determinado el estilo de diseño de nuestro piso y con él, el mejor tipo de puertas interiores que debemos elegir para el mismo, nos quedan algunas elecciones respecto a las mismas que no debemos dejar de lado.

La primera de éstas corresponde al material. La mayoría de las puertas que se consiguen en el mercado no son de madera maciza, sino de aglomerado, y pueden ser lisas o tener algún tipo de diseño o relieve de forma que luzcan menos “aburridas” en el entorno de un piso recientemente reformado.

La ventaja del aglomerado frente a la madera sólida es que es mucho más liviano y económico, sin perder resistencia y durabilidad. Evidentemente, hay aglomerado de distintas calidades y en esta variedad también reside una de sus riquezas, puesto que puede haber alternativas para todos los gustos y presupuestos.

Otro tipo de material es el aluminio, aunque raramente lo vamos a encontrar en puertas interiores que den a otra habitación dentro de la casa. Normalmente (y de acuerdo a las normas de eficiencia energética y ahorro de la energía en vigor), toda puerta que dé al exterior de alguna forma es mejor que se realice en aluminio. Ello permite mantener la impermeabilidad de la construcción y evitar fugas de calor o aire fresco, dependiendo de la temporada. Una bonita puerta en aluminio puede ir en distintos colores, desde blanco titanio a gris antracita, pasando por azules, rojos e incluso rosados, que pueden ofrecer un toque de color a una salida al jardín o a una terraza.

Finalmente, y a pesar de que no todas las puertas pueden estar realizadas de este tipo de materiales pues siempre habrá un marco de madera o metal, tenemos las elegantes y modernas puertas en vidrio o espejo. Este material otorga una sensación de decoración completamente distinta a una estancia, además que al ser reflejante (en el caso del espejo) aumenta la idea de amplitud de una habitación. Puertas realizadas en su mayoría en vidrio ya sea transparente, traslúcido u opaco, en distintos tonos, grosores y acabados, pueden utilizarse en un piso reformado ya sea con un estilo clásico o más moderno. Nuevamente repetimos que es fundamental combinar bien las puertas con el resto del diseño del piso, y para ello sin duda puedes confiar en los expertos a quienes hayas encargado tu reforma, en Tu7 por ejemplo, contamos con proveedores de puertas en distintos materiales de excelente calidad de forma que podamos elegir las puertas ideales para tu reforma.

 

El toque final, los picaportes

Una puerta sería completamente inútil sin un picaporte. A nivel estético, también la elección de este último elemento es importante, pues nuevamente debe combinar de manera adecuada con el resto de la decoración y diseño, sobre todo tras una reforma integral. Se pueden elegir picaportes estilizados, con líneas rectas y bordes perpendiculares, o bien, seleccionar picaportes tipo aldaba antigua, redondos y más clásicos, ideales para una pequeña puerta en madera en una disposición con corredor o pasillo.

Siempre es importante pensar en elegir picaportes de buena calidad y muy resistentes, pues es la pieza que más desgaste sufrirá. A veces, nos pasa inadvertida la cantidad de veces en que abrimos y cerramos una puerta interior, por ejemplo, la que dirige a los aseos. El uso es continuo, cotidiano y repetitivo, así que es fundamental que sea durable y confiable, a la vez que estético y agradable a la vista.

Como podemos ver, la elección de una puerta interior en el marco de una reforma integral no puede para nada dejarse al azar. Cada detalle debe ser pensado cuidadosamente, y cada uno de los elementos, seleccionado en términos de estilo, diseño, calidad y confort.

10 cosas a tener en cuenta antes de hacer una reforma integral

En Tu7 ya te hemos explicado diversos pasos y consejos que te pueden ser útiles a la hora de llevar a cabo una reforma integral de tu piso, apartamento o casa.

Pero como en todo proceso así de complejo (y también satisfactorio), hay una serie de consideraciones que debes tener en cuenta antes de empezar con los pasos concretos que te llevarán a una reforma exitosa, agradable y sin contratiempos.

Lo más importante es, como ya te lo hemos dicho en otras ocasiones, no precipitarte y tomar el tiempo para planear adecuadamente la reforma. Pero para explicar con mayor detalle esta idea de planificación y prospectiva en lo que respecta a una reforma integral, a continuación te presentamos una lista más profunda de las 10 cosas a considerar antes de emprender una reforma.

1. Dibuja tu sueño

Antes inclusive de consultar con un experto, puedes empezar a hacer trazos que reflejen tus ideas e imaginar tu hogar reformado. Piensa en todos los detalles que te gustaría cambiar o añadir. ¿Modificarás la disposición de habitaciones y muros? ¿Te limitarás a una reforma estética o quieres aprovechar para mejorar el uso del espacio?  ¿Cómo visualizas el salón, la cocina, los baños y los pasillos? ¿Has pensado en agregar o añadir mobiliario para guardar y ordenar cosas? ¿Vas a cambiar la iluminación?

Todo ello puede observarse con mayor detalle si haces un dibujo con todo lo que estás soñando para tu reforma. Si no confías en tus capacidades como dibujante, existen muchos programas online que pueden ayudarte a trazar lo que estás pensando, e incluso cierto tipo de software muy interesante que te permite visualizar las combinaciones de colores que pueden ayudar que tu sueño se convierta en realidad.

antes-reforma-01

Ejemplo de software que puede encontrarse online para comparar paletas de colores mientras preparas tu reforma integral.
http://www.benjaminmoore.com/en-us/for-your-home/personal-color-viewer

2. Escucha las experiencias de los demás

Una de las mejores formas de obtener inspiración y evitar problemas graves o muy serios a lo largo de tu reforma, es escuchar y aprender de las experiencias de otras personas que hayan emprendido una reforma integral recientemente. Quizá te resulte complejo encontrar a personas en tu círculo personal que hayan realizado reformas en los últimos tiempos, pero no pierdes nada preguntando. Acude a familiares, amistades y compañeros de trabajo. Escucha las experiencias que te narran y toma nota mental de las dificultades que estas personas enfrentaron en sus propios procesos. Si no consigues ponerte en contacto en persona con nadie que haya realizado recientemente trabajos de reformas de su hogar, no dudes en registrarte en foros online, o leer blogs de personas que hablen de experiencias al respecto. Mantén tu mente bien abierta y aprende todo lo que puedas.

3. Sé previsor

A pesar de que tu sueño quizá sea añadirle una habitación a tu casa, debes pensar que quizá no sea un proyecto muy interesante si lo que piensas es vender tu casa en unos cuantos años. Agregar un baño con acabados lujosos quizá encarezca tu propiedad más allá del valor que puede tener por la zona en la que habitas. Algunos proyectos incluso devalúan tu propiedad en lugar de ayudar a incrementar su valor de mercado. Incluso hay otro factor que debes considerar antes de empezar a plantear una reforma: ¿cuáles son las necesidades actuales y cuáles crees que serán las necesidades futuras de tu familia? Existe un término concreto para el ejercicio de previsión que debes realizar, se llama prospectiva. Hacer una prospectiva consiste en hacer un análisis profundo de la situación presente y establecer la línea a futuro que sea más factible de acuerdo a la situación presente. Por ejemplo, un matrimonio reciente que adquiere un piso a renovar, debe plantearse si piensan tener hijos en uno, dos o quizá cinco años. Porque de ello dependerá el tipo de reforma a plantear, quizá dividir habitaciones, para contar con espacios personalizables en el corto plazo, en lugar de hacer un gran baño lujoso pero que pudiese tener riesgos para niños pequeños. Asímismo, en términos de valor de la propiedad, siempre conviene no emprender reformas demasiado personales, que pongan en riesgo la posible futura venta de la propiedad. Una verdad constante en este ámbito es que nunca sabemos si vamos a conservar nuestro piso por mucho tiempo o si tendremos que vender, así que eliminar baños, o hacer un piso falso en alguna pieza quizá sean movimientos demasiado arriesgados. Así que toma tu tiempo y elabora una perspectiva adecuada que te permita ser previsor en el sentido adecuado y correcto.

4. Dos buenas ideas para el futuro: almacenamiento y eficiencia energética

Si continuamos en línea con la cuestión prospectiva, hay dos ideas que debes poner sobre la mesa al empezar a pensar en una reforma: el almacenamiento y la cuestión energética. ¿De qué hablamos cuando aconsejamos que preveas almacenamiento? Sin importar si jamás vendes tu casa o si debas venderla y mudarte, tanto tú como cualquier nuevo habitante que adquiera el piso que estás por remodelar, necesitará espacio para guardar sus cosas. Una casa que cuenta con armarios empotrados y espacio para guardar desde la ropa en las habitaciones hasta las toallas en los baños, siempre es una casa más práctica y más atractiva. Piensa en tus propias necesidades: ¿acaso quieres saturar tu casa de muebles sólo para poder guardar tus chaquetas y abrigos? Siempre es más cómodo y agradable contar con un espacio especial para guardar cada cosa, y que este espacio forme parte de la decoración integral del hogar. Esta idea hace de cualquier espacio uno más agradable, ya sea para ti o para un futuro comprador.

Lo mismo sucede con la cuestión energética. Está claro que al pensar en una reforma integral, nuestra idea siempre será hacer cambios que hagan más sencillo y cómodo nuestro uso cotidiano del hogar, además de embellecerlo. Pero hay otro nivel de practicidad que quizá escapa un poco a un primer análisis: es el referente al uso y consumo energético del piso a renovar, y es el del consumo de recursos energéticos que hace. Tanto para consumo personal como si piensas vender a corto o medio plazo, es conveniente que te informes bien en términos de qué mejoras energéticas puedes otorgarle a tu hogar aprovechando la reforma. Éstos pueden abarcar desde la mejora en el aislamiento térmico de los muros, un cambio en el sistema de calefacción o en el calentamiento de las aguas sanitarias, hasta la elección de nuevas puertas y ventanas más aislantes que ayuden a mantener una temperatura agradable todo el año. Todo ello implicará para ti o para ese hipotético comprador del futuro un ahorro significativo en facturas de gas y electricidad, valorizando tu propiedad y haciéndola a la vez, más amigable ecológicamente.

5. Haz cuentas

En diversas ocasiones hemos enfatizado, aquí en el blog de Tu7, la importancia de planificar muy bien tu presupuesto antes de emprender una reforma. Recuerda que incluso el presupuesto mejor realizado puede verse rebasado por la realidad. Es preciso que tengas en mente que hay muchas probabilidades de que tu proyecto de reforma cueste más de lo que has calculado. Así que antes de elegir unas cerámicas ultra lujosas o un acabado caro, es preciso analizar una y otra vez el presupuesto con el que se cuenta para estar seguros de contar con un “colchón” que nos tenga protegidos en caso de un gasto inesperado a media reforma. También es necesario explorar todas las opciones de financiamiento disponibles, desde los propios ahorros a préstamos bancarios (explorando por supuesto varias alternativas y comparando tasas de interés) y todas las posibilidades financieras a nuestro alcance.  De una buena planeación financiera siempre se desprende una reforma integral exitosa.

6. No te olvides de los permisos

Recuerda que existen una serie de permisos legales que tendrás que obtener ante las autoridades antes de emprender una reforma. En general, se tratará de un trámite muy sencillo, puesto que una reforma integral de un piso normalmente no implica trabajos externos o la construcción de nuevas habitaciones. Sin embargo, no deberás echar en saco roto la idea de acercarnos en persona o vía internet a la oficina del Ayuntamiento de Barcelona para detectar cuál de los permisos que existen es el que corresponde a nuestra reforma y qué requisitos hay que presentar para obtenerlo. En algunos casos (las reformas más sencillas que no implican ninguna modificación estructural) habrá que contar simplemente con una dispensa, pero para reformas más profundas, hace falta presentar el proyecto pertinentemente elaborado.

antes-reforma-02

Página web del Ayuntamiento de Barcelona donde pueden tramitarse los permisos de reformas.
https://w30.bcn.cat/APPS/portaltramits/es/inici/default.html

7. Elige una empresa de reformas

A menos que seas un experto en bricolaje y en hacer las cosas por ti mismo y hayas decidido hacerte cargo al cien por ciento tú solo de la reforma, necesitarás ayuda. Existe evidentemente la opción de ir contratando tú mismo a cada trabajador que participará en la remodelación, pero en ese caso deberás dedicarte casi a tiempo completo a coordinar tú mism la reforma. Por ello, y partiendo de la experiencia de años que tenemos en el sector, desde Tu7 te recomendamos que te acerques a una empresa especializada del sector. ¿Cuáles son las ventajas? En primer término, no serás tú quien tenga que estar lidiando con trabajadores y proveedores a lo largo de la reforma, que de por sí y sin esta carga de trabajo ya es suficientemente estresante. En segundo lugar, al acudir a una empresa con experiencia y especialistas en arquitectura, diseño, interiorismo, acabados y trabajos relativos a una remodelación de tu hogar, estarás más cubierto y por así decirlo “protegido” de las posibles complicaciones, contarás con consejos en cuanto a las mejores decisiones a tomar en el proceso y sobre todo, la reforma estará a manos de profesionales. Así que no desdeñes esta alternativa, que ha es para muchas personas, la forma ideal de enfrentar una reforma integral.

8. Sé firme y hazte el propósito de no cambiar sobre la marcha

En todo este proceso previo harás análisis y diseñarás planes y prospectivas, prepararás un presupuesto y realizarás un programa de financiamiento. ¿Pero no es acaso eso mismo lo que hacemos antes de tomar cada decisión importante en nuestra vida? Y sin embargo, ante los primeros vientos de cambio, o al encarar críticas de familiares o amigos, empezamos a retroceder y a realizar cambios en nuestra planificación.

En ningún sentido te estamos recomendando que seas críptico a los consejos de los demás, pero es importante que aprendas a escuchar y a la vez mantenerte firme en tus propósitos e ideas originales. Ello te permitirá mantener a la vista tu objetivo: una reforma bien concreta que responda a tus necesidades presentes y futuras, y no a las de tu familia o amistades. Sé flexible, pero siempre dentro del marco de las metas y objetivos que has trazado para tu reforma. Si lo que quieres es cambiarle el rostro estéticamente a tu casa, haz toda tu planificación en torno a esa idea y no permitas que terceros te hagan empezar a añadir detalles de cambio estructural de tu piso o casa, cuando eso no es ni lo que quieres ni lo que necesitas. Sé firme y mantén tus objetivos a la vista. Ello te permitirá una flexibilidad dotada de firmeza que te permitirá sin duda alcanzar las metas que te has planteado para tu reforma.

9. Planifica los problemas colaterales

Si ya has realizado el plan económico-financiero de tu proyecto de reforma, y si a la vez has trazado las metas de diseño y estética que habrás de imponer a tu hogar gracias a esta reforma, es el momento de que pienses en planificar soluciones a problemas colaterales que pueden desprenderse de una mudanza. Piensa por ejemplo en el posible cambio de muebles y accesorios que hará falta una vez concluida la reforma. Contempla así mismo el tiempo que deberás invertir en supervisar y mantenerte al día de lo que sucede en la reforma, puesto que es tiempo que deberás restar a otras actividades cotidianas (inclusive y muy probablemente, deberás sustraerlo de tus horas y días de descanso). Asímismo, es necesario que preveas el lugar en que guardarás tus cosas e inclusive residirás mientras duran los trabajos, puesto que una reforma integral implica siempre una revolución completa en un piso y te será imposible residir en él mientras dure este proceso. Como puedes ver, existen muchos detalles en apariencia ajenos a la reforma en sí que hay que prever antes del comienzo de una remodelación completa de un hogar.

10. Piensa en dificultades

Ya lo hemos dicho pero no está de más hacer énfasis en este punto. Recuerda que cuanto más amplio y vasto es el proyecto de una reforma, mayores son también las posibilidades de sentirse frustrado y encarar dificultades. Habrá sin dudas falta de equipo, dificultades en la llegada de suministros, malos entendidos y retrasos en general. Planifica soluciones a diversos tipos de problemas de forma que estas alternativas te ayuden a enfrentar tiempos estresantes y momentos difíciles. Es más, planifica un fin de semana de vacaciones en un pueblo cercano a media reforma. Nunca está de más pensar en uno mismo. En último término, si vas a emprender esta reforma es para satisfacer tus necesidades y tener un hogar más cómodo y agradable, entonces no permitas que los problemas te rebasen y mantente tranquilo hasta el final de los trabajos. El resultado final sin duda valdrá la pena.

La aventura de una reforma integral

Un relato en primera persona

En general todo mundo piensa que una reforma integral es un proyecto que emprenden los jóvenes cuando inician su vida, un matrimonio nuevo, una persona que se mudó de hogar porque tiene hijos pequeños. En nuestro caso fue algo completamente diferente.

Mi esposo y yo hemos vivido en la misma casa desde que nos casamos… hace casi treinta y cinco años. Cuando lo conocí, él ya estaba comenzando a construir, había comprado un hermoso terreno que en esos años estaba en las afueras de uno de los municipios del área urbana de Barcelona. Con el trabajo de ambos y con mucho esfuerzo, construimos una casa que en ese momento correspondía a nuestras necesidades y deseos. Pocos años después llegaron los hijos y las dimensiones de la casa seguían siendo adecuadas. Siempre intentamos hacer de nuestra casa una casa funcional y adecuada, pero la verdad es que ahora, después de todos estos años, sin hijos en la casa y sólo con visitas de su parte y de los nietos, nos dijimos que estábamos cansados de ver siempre, todos los días, los mismos acabados, los mismos colores, todo exactamente igual.

Además, está el hecho de que lo que era tecnología punta en los años en que construimos nuestro hogar, está por mucho superado en este momento. Y la verdad, es que nos dijimos a nosotros mismos que nos merecíamos un cambio, y no algo pequeño, sino auténticamente cambiar el diseño, la funcionalidad y los acabados de nuestro hogar, hacerlo más adecuado para nuestras necesidades de hoy en día, hacerlo eficiente en términos de energía para economizar en gas y electricidad, y sobre todo, darle un nuevo rostro a nuestra casa, pues es ahora que, como personas que ya no trabajan diariamente, podremos disfrutarlo.

El principio: siempre es necesaria una evaluación previa y un plan

Lo primero que hicimos fue, evidentemente, sentarnos y hablarlo entre los dos. ¿Realmente estábamos en las condiciones de emprender una aventura semejante? Y es que teníamos que evaluar nuestros recursos económicos (lo que hemos ahorrado desde que los hijos se independizaron económicamente, pero también nuestros ingresos mensuales como jubilados), y nuestra energía. Fue un paso difícil, puesto que emprender este proyecto es algo que no muchos jubilados o personas mayores emprenden. Parece un “desperdicio” de dinero y energía el invertir en una reforma integral que hipotéticamente no tendremos muchos años para disfrutar. Así que lo que hicimos fue deshacernos de ese prejuicio. Todo el mundo tiene derecho a disfrutar de su piso o de su casa, y sobre todo, nos dimos cuenta que ambos contamos con muy buena salud afortunadamente y tenemos las ganas de emprender proyectos nuevos y emocionantes, así que qué mejor que revisar concienzudamente nuestra casa y decidir qué elementos harían parte de esta reforma integral. Qué es lo que nos resultaba más importante cambiar, de qué queríamos deshacernos y qué queríamos priorizar. Si lo que pensábamos era acudir a una empresa especializada (para no tener que lidiar nosotros mismos con los contratistas y trabajadores), no podíamos llegar con una idea tan simple y vaga como “venimos buscando una reforma integral”. Así que nos pusimos a hacer, en primer lugar, una serie de listados: qué es lo que queremos cambiar, qué nos interesa mejorar, qué es lo que queremos mantener sin cambios. En base a esos listados, empezamos a hacer dibujos y trazos de cómo imaginábamos nuestra casa después de la reforma, añadiendo detalles y aclaraciones por aquí y por allá. Debo reconocer que esos dibujos los rehicimos una veintena de veces. Pero nos dijimos a nosotros mismos que era mejor corregir y descartar en ese momento, que cuando ya tuviésemos a los trabajadores en casa. Fue así que llegamos a una planeación más o menos clara de lo que estábamos esperando y un listado con los elementos que más nos interesaba cambiar. El siguiente paso fue buscar una empresa especializada en el ramo.

Buscar especialistas…en ese sentido, Barcelona es el paraíso

No puedes confiar tu reforma integral a cualquiera, eso es una verdad absoluta. Nosotros sabíamos que queríamos contar con especialistas que contaran con los conocimientos en arquitectura, diseño, interiorismo y capacidades técnicas para poder relajarnos y saber que los trabajos iban a progresar de forma expedita y sin demasiadas complicaciones.

Así que nos pusimos a buscar una empresa que cumpliera con esas características. Al no haber hecho prácticamente ninguna reforma seria en nuestra casa por más de treinta años, desconocíamos absolutamente cómo funcionaba el mercado en esta área tan específica y fue una grata sorpresa descubrir la amplia gama de opciones y alternativas existentes en Barcelona y sus alrededores. El gran prestigio de Barcelona como ciudad del diseño no es en vano. Hay muchos arquitectos, interioristas y diseñadores de interiores que trabajan para empresas de reformas y que te ofrecen enriquecedoras ideas respecto a lo que puedes esperar de una reforma integral.

Al escoger una empresa para que se encargara de nuestro proyecto, valoramos distintas cosas. El trato personal fue muy importante. Al arrancar este proyecto estábamos perfectamente conscientes de que sería algo que nos implicaría no sólo un gasto considerable, sino también un buen periodo de tiempo, así que nos interesaba mucho encontrar una empresa que ofreciese calidez y amabilidad. También valoramos los costos presentados. Al ser una reforma integral sabíamos que deberíamos hacer una inversión fuerte, pero tampoco estábamos pensando en despilfarrar dinero. Nada extremadamente lujoso, pero sí agradable, nuevo y funcional. Finalmente, hicimos muchas preguntas para evaluar los conocimientos de los especialistas de cada empresa y también para calificar la relación que tenían con sus contratistas y trabajadores.

Nosotros nos decantamos por la empresa Tu7, puesto que el portafolio que nos presentaron respecto a nuestra reforma y tomando en cuenta los factores que ya mencioné, fue el que más nos convenció. De ahí lo que faltaba era poner manos a la obra.

storytelling

Preparándonos para empezar los trabajos

La reforma integral que emprendimos sólo abarcaría la planta baja de nuestra casa, además del pasillo y el baño del primer piso. Aun así, antes de emprender los trabajos nos resultaba evidente que debíamos buscar un sitio en el que vivir y guardar nuestros objetos y muebles mientras se llevaban a cabo las reformas. Optamos por rentar un pequeño apartamento con dos habitaciones, así mantuvimos cierto orden en nuestra vida y contábamos con una habitación completa para guardar muebles de salón, libros y cosas. Tengo que reconocer que emprender esta reforma fue una oportunidad fantástica para poner orden en nuestras cosas: deshacernos de cosas viejas que ya no tenían ninguna utilidad, desplazar algunas cosas que aún servían pero no en forma cotidiana al garaje y cambiar algunos muebles para que los nuevos estuviesen más de acuerdo con la “nueva” casa.

Así mismo, cuando analizamos ya en detalle y dispuestos a poner manos a la obra nuestro proyecto con los especialistas, pulimos algunos detalles y descubrimos algunas cosas que enriquecían nuestras ideas. El plan fue cambiar de un gran salón y un amplio comedor a un salón-comedor y una cocina abierta, para así dejar espacio para tener una habitación en planta baja. Así mismo, decidimos revitalizar nuestros pasillos cambiando el papel tapiz tradicional que tenían por pintura blanca con cierta textura, con lo que esperábamos lucieran más amplios, además de cambiar la iluminación. En cuanto a la cocina, además de hacerla abierta y poner una barra, decidimos cambiar nuestro viejo color madera para los muebles por un color más claro, y elegimos un bonito color beige con un área de trabajo en acero inoxidable que nos pareció mucho más práctica y fácil de mantener que nuestra vieja cerámica tradicional. La disposición sería circular, pero con una pequeña isla en el medio (ya que nuestra cocina es bastante amplia) gracias a lo cual a pesar de perder una pared, tendríamos suficiente espacio de almacenamiento. Pasando a los baños, decidimos deshacernos de la bañera (poco práctica e inclusive insegura a nuestra edad) por una ducha estilo italiano, además de cambiar el color azul de toda la vida por mosaicos negros y blancos alternados, además de mobiliario en negro y blanco. El brillo, al menos en los planos, era espectacular. Para el baño de la planta alta decidimos intentar un color verde, también brillante, pues yo siempre había querido tener alguna planta en el baño para darle más vida.

En cuanto a grandes cambios de electrodomésticos, escogimos un horno eléctrico empotrado, una placa de cocción en vitrocerámica y una nevera mucho más eficiente en términos de energía. Todas las nuevas lámparas y fuentes de luz serían usando focos LED. Todo ello nos hace más respetuosos del ambiente además de que en el futuro nos ayudaría a ahorrar en el pago de nuestras facturas.

En colaboración estrecha con nuestros especialistas, pulimos el presupuesto y los tiempos para los trabajos y fue el momento de empezar a poner manos a la obra.

Los trabajos

Tengo que reconocer que al momento de empezar los trabajos, una vez realizada nuestra pequeña mudanza, yo estaba asustada de que no todo saliera como lo habíamos planeado. Que los tiempos fuesen más largos, que los trabajadores no cumplieran con los plazos establecidos, que al final hubiese algo que saliera completamente mal. Incluso en la empresa de reformas nos recomendaron que esperáramos que alguna cosa saliera fuera de lugar. Pero algo que descubrí es que esta forma de hacer una reforma, confiando el control de los trabajos a personas que se dedican a ello y que cuentan con experiencia, es muy diferente a administrarlo todo por uno mismo. Si, hubo algunos pequeños retrasos (sobre todo con la entrega de los materiales), pero nada grave y los encargados repusieron el tiempo, modificaron el calendario, y supervisaron que todo siguiera su curso de forma tranquila y sin demoras significativas. Nuestra participación fue de meros espectadores, auditores en cierta medida que íbamos a presenciar las obras para ver que todo se desarrollara como lo habíamos planeado, pero siempre contando con la ayuda de los expertos. Fue un gusto ver cómo la casa se iba transformando. Cómo cambiaron la disposición de los espacios, las áreas dedicadas a trabajar (como por ejemplo, la cocina) y las áreas de descanso. Contando con las nuevas dimensiones de cada espacio, nos dedicamos a buscar los muebles adecuados para aprovechar en mejor manera de esta disposición tan diferente. Como habíamos ajustado muy bien las elecciones de materiales y acabados a nuestro presupuesto inicial, no hubo grandes sorpresas de gastos adicionales, lo cual resultó bastante alentador. Pudimos, gracias a ello, darnos el gusto de comprar un nuevo televisor.

La recepción de la casa reformada

Con tan sólo dos semanas de retraso respecto al calendario que habíamos establecido inicialmente, recibimos nuestro renovado hogar. Supervisamos cada detalle, desde la instalación eléctrica a la fontanería, pasando por los acabados y los suelos. No queríamos quedarnos con ninguna queja en el tintero. A pesar de que no cambiamos de dirección, la primera vez que caminamos por los nuevos pasillos (más amplios y luminosos) o que recorrimos la cocina y los baños, se sentía como estar en una casa completamente nueva. Saldamos nuestras cuentas y quedamos muy conformes con el trabajo de la empresa elegida. Así que lo que nos quedaba mudarnos de vuelta. Al principio se sentía como estar en la casa de un extraño, pero una vez que todo tomó su lugar fue una sensación muy agradable. El emprender una reforma integral para nosotros fue una inyección de juventud y nuevos aires para nuestra vida tranquila y rutinaria. Nos empujó a tomar decisiones, involucrarnos en opciones diversas y lanzarnos a la búsqueda de empresas e ideas. También nos permitió disfrutar de espacios más de acuerdo a nuestras necesidades, rearmar el espacio con el que contamos y hacerlo más amable y adecuado para personas de nuestra edad. El pensar en el presupuesto nos permitió no tener sorpresas desagradables y disfrutar de la aventura de una reforma integral, y finalmente, de un hogar nuevo para pasar nuestros días.

Reformas integrales de un pequeño piso

En Tu7 siempre estamos actualizándonos y pensando en nuevas alternativas para poder ofrecerte una gran gama de posibilidades en cuanto a tus reformas integrales Barcelona.

Así que hoy te proponemos pensar en un pequeño piso. Al vivir en una ciudad grande, en un centro urbano como lo es el área de Barcelona, muchos de nosotros debemos elegir vivir en un pequeño piso para poder ubicarnos cerca de nuestro centro de trabajo, o de las mejores escuelas para nuestros hijos, o quizá de las oficinas gubernamentales donde cotidianamente debemos realizar trámites.

De forma que son muchas las personas que buscan imprimir un diseño a su piso que les permita aprovechar el espacio con mayor eficiencia y a la vez, contar con un espacio estéticamente agradable para disfrutar cotidianamente. A veces, unos pequeños toques de sensibilidad y buenas ideas son suficientes para optimizar el uso de la superficie con la que contamos.

Un ejemplo, imagina la pared que lleva a tu habitación. Usualmente, al ser una pared de soporte, ocupa al menos la misma cantidad de espacio que la propia puerta de acceso. Colocar un espejo ovalado y rectangular y pintar con un color que contraste con el de tu habitación son un inicio. Después, puedes poner una mesa alargada que de día tenga quizá unas flores y de noche pueda convertirse en una mesa para cenar. Todo está en los pequeños detalles que tomen ventaja de la distribución de paredes. Todo mueble o espacio construido en un apartamento reducido debe tener más de un uso asignado.

Elegir un color básico para unificar el diseño es una muy buena idea, digamos, un lila o malva suave. Pero no olvides utilizar elementos que den un contraste drástico (digamos en rojo), pero de forma en que ayude a llamar la atención sobre los espacios más amplios (digamos un corredor o pasillo). ¿Qué más puedes hablar con nosotros, tus expertos de Tu7 al plantear tu reforma integral? Bibliotecas y clósets que vayan del suelo al techo. Cuanto más espacio ganes, menos muebles tendrás saturando el espacio.

Hablando de muebles multi-función, se puede elegir usar escritorios de corte antiguo o diseño retro, que pueden plegarse y así economizar espacio cuando no lo estés utilizando. Contar con pequeños bancos en distintas áreas de tu hogar será una muy buena idea, en lugar de sillas grandes que puedan resultar molestas. En cuanto a la cocina, ¿porqué no elegir acabados brillantes que den la ilusión de parecer un espejo, en un color claro como verde o turquesa? Ello dará la impresión de amplitud (además de facilitar mucho la limpieza de ese espacio).

Todos estos consejos, unidos a un rediseño de los accesos y a una renovación de los acabados, te permitirán tener una reforma integral que saque lo mejor de tu pequeño piso.

Ideas para optimizar tu reforma de cocina

Hoy en día la cocina es el corazón de un hogar. Por lo tanto, se requiere una planeación muy cuidadosa para asegurarse de que nuestras reformas cocina Barcelona nos garanticen una cocina hermosa y muy funcional. Aquí en Tu7 estamos dispuestos a ayudarte ofreciéndote toda nuestra experiencia en interiorismo y diseño, y también, por qué no, algunos consejos e ideas que pueden resultarte útiles.

En primera instancia, es buena idea pensar en eliminar “pasos”, es decir, que las cosas que vas a utilizar al mismo tiempo estén juntas, o al menos, cerca unas de otras. Los cereales y el pan para el desayuno, cerca de los bols y de la propia mesa que usas para desayunar. El film plástico y bolsas, cerca de la superficie que tienes para envolver y guardar los restos de la comida, e idealmente, cerca de la nevera.

¿Entiendes la idea? Planea tu cocina para que haga que tu tiempo en la cocina se use de forma eficaz.

Otra gran idea es que cuentes con pasillos amplios. Nuestros expertos nos dicen que pasillos de al menos 90 centímetros de ancho son necesarios para una circulación adecuada y cómoda en la cocina. Al planear, revisa que tus pasillos y áreas de circulación sean adecuadamente amplios para que no obstruyan tu comodidad.

Para una cocina que sea adecuada para niños pequeños, mantén altas las llaves de tu estufa o placa de calefacción, así como los cajones en que guardes tijeras, cuchillos y otros elementos punzocortantes. Otra idea genial para que tu cocina sea muy cómoda para todos es asegurarte que la nevera se abra cómodamente y no obstruya el paso.

Continuando con la optimización del espacio, es excelente que pienses en hacer tus alacenas y espacios de almacenamiento lo más eficientes que puedas. Así que no los coloques en las esquinas o asegúrate al menos de que las puertas no se peguen unas con otras si las abres al mismo tiempo.

Si vas a colocar un micro-ondas, encuéntrale la altura adecuada. Ello puede depender de si tu cocina es familiar o si no vas a tener niños en casa. Para los adultos, es conveniente tenerlo a unos 35 centímetros sobre el nivel de la encimera; por el contrario, si tu cocina está pensada para tener niños correteando por ahí, colocarlo en una mesada baja es buena idea.

No olvides planear el espacio donde vas a poner las cosas al terminar de cocinar algo, sacarlo de la alacena o sacarlo de la nevera. Este espacio tiene que ser cómodo y útil para colocar platas, cajas, cacerolas.

¿Qué más puedes hacer para optimizar tu espacio?

Piensa en tener dos encimeras para cocinar, una a cada lado de los fogones, de forma que al momento de cocinar, no te sientas demasiado ajustado en cuanto a espacio. También te dará la opción de permitir que alguien más se involucre en la preparación de los alimentos.

¿Es necesaria una reforma integral?

Hay momentos en que es necesario tomar ciertas decisiones radicales. Cuando empezamos a enfrentar problemas cada vez más frecuentes en el hogar, ya sea con la instalación eléctrica, la calefacción, el suministro de agua, el drenaje, las paredes, los pisos… es uno de esos momentos.

Muchas veces sentimos un apego muy fuerte hacia los objetos y hasta a las paredes o pisos de nuestro hogar. Casi siempre este sentimiento se intensifica si llevamos mucho tiempo habitando la misma casa o apartamento, o si éste perteneció antes a algún miembro de nuestra familia.

En este último caso, nos vemos guardando casi reverentemente las cosas o muebles que pertenecieron a alguien más, aunque en el momento presente carezcan de toda utilidad. Otro obstáculo que nos ponemos al momento de decidir cambiar y mejorar nuestro hogar es la costumbre. Ya sabemos dónde encontrar todo, llevamos años viendo los mismos colores, y de alguna forma, hemos entrado en una zona de confort que nos negamos a abandonar.

Sin embargo, cuando vivimos en una ciudad moderna y que ofrece tantas alternativas en todos los aspectos, como lo es Barcelona, quizá sea momento de tomar ventaja de todo ello y lanzarnos a algo drástico que pueda mejorar significativamente nuestra calidad de vida. Una reforma integral en Barcelona no es algo utópico, sino tangible y posible si nos lo proponemos.

En Tu7 tenemos distintas alternativas que puedes considerar. Lo importante es dar el primer paso y decidirte. En última instancia, ni siquiera el costo es algo que deba asustarte, pues cualquier consultor (y esta afirmación no es sólo cierta para el caso de España, sino en cualquier parte del mundo) te dirá que es mucho más caro continuar reparando algo que ya está roto, que partir de cero con nuevos materiales e ideas nuevas. Arreglar por ejemplo, un baño o una cocina que aún se hicieron con materiales de hace cuarenta o cincuenta años, es una labor titánica que cuesta muchísimo dinero. Y al reparar este tipo de instalaciones a costa de una gran inversión, no ganarás nada en uso del espacio, diseño o utilidad. Mucho menos en hacer del espacio algo más estético y agradable.

Una reforma integral supone cambiar, empezar de cero y decidir todo de nuevo. Claro que no es económico, pero en cuestiones de reparaciones del hogar, no es nada recomendable irse por lo más barato, pues sabemos que a la larga saldrá mucho más caro. Además, como ya comentábamos, muchas veces se facilita la elección de materiales y el propio trabajo de los contratistas al iniciar un proyecto nuevo que al continuar reparando algo que ya lleva mucho tiempo roto. Por ello, a pesar de no ser barata, una reforma integral tampoco es la opción más cara.

Por otro lado, nos ofrece muchas ventajas, como poder pensar en el diseño interior de los espacios, en aprovechar al máximo las condiciones de iluminación, en determinar colores y ubicación de muebles. Si, cambiar a veces asusta, pero al final, salir de la zona de confort puede probar ser una alternativa estupenda y enriquecedora.

Interiorismo y decoración: claves para reformar

Todo proyecto de interiorismo y decoración debe contar con una detallada planificación. Como si de un puzzle se tratara, cada pieza debe encajar perfectamente a la hora de completar la reforma de un determinado espacio. Para ello, por ejemplo, es importante que la reforma se detalle en papel. Los planes forman parte de la documentación gráfica del proyecto de interiorismo y decoración, definiendo claramente los elementos que la componen y recogen los datos suficientes para ejecutar la reforma sin contratiempos ni problemas. Tener la posibilidad de ver cómo queda nuestra idea antes de acometer la reforma es importante, y es que no siempre la idea inicial encaja a la perfección con el diseño real.

Pongamos un ejemplo práctico:

La reforma de una cocina, el espacio de la casa ante el cual más hemos modificado nuestra actitud, ya que se ha convertido en un espacio que aúna funcionalidad y decoración. Para el diseño de una cocina, de entrada, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones tales como el número de personas que la utilizarán, el uso que harán de la misma (qué funcionalidad debe conseguirse), la iluminación, la ventilación, el mantenimiento y la integración en el resto de la vivienda.

La planificación debe iniciarse de acuerdo con un espacio dado, cuyas dimensiones pueden modificarse mínimamente. Por otro lado, se debe aprovechar al máximo el espacio del que se dispone -la mayor utilidad posible-, así como facilitar el desarrollo de las tareas domésticas y cotidianas en la cocina. Al proyectar una cocina hay que tener en cuenta, por ejemplo, que junto a la placa de la cocina y el fregadero debe quedar espacio suficiente para poder trabajar. La altura de las encimeras, armarios, estantes, también deben cumplir unas determinadas alturas. A la hora de distribuir los muebles, hay cuatro zonas fundamentales en la cocina: zona de cocción, de lavado, de almacenamiento y de comedor. A éstas se pueden sumar otras zonas auxiliares (zona de utensilios, zona de preparación de los alimentos…).

Otro aspecto fundamental del proyecto de interiorismo y decoración es la elección de los materiales, pieza esencial para definir el diseño de un determinado espacio. Es mejor apostar por materiales de calidad, ya que no solo garantizan su durabilidad, sino resistencia al paso del tiempo (sobre todo cuando se trata de determinadas estancias de las que se hace un mayor uso). Sea cual el estilo –clásico, moderno, minimalista, funcional…-, hay que planificar bien la colocación de cada detalle, evitando perder tanto espacio como luz con piezas innecesarias o demasiados grandes. No podemos olvidar que la apariencia de cualquier diseño es tan importante como su mera funcionalidad. La sencillez también es sinónimo de elegancia, al tiempo que aporta practicidad y mayor comodidad.