Reforma integral: utilizar los principios Montessori para las habitaciones de los niños

En una reforma integral se tocan todas las habitaciones de la casa. Un hogar cambia por completo y las funciones, utilidad y diseño de cada uno de sus espacios se re-evalúan y pueden sufrir desde pequeñas mejoras hasta drásticas modificaciones. Si éste es el caso del baño, la cocina o incluso el recibidor, es lógico que la reforma también incluya las habitaciones de los miembros de la familia. En esta ocasión, en el blog de Tu7 vamos a hablar de una forma muy particular de reformar las habitaciones de los más pequeños de la casa: los principios Montessori.

Esta filosofía educativa puede resumirse en la frase “El niño no es un jarrón que se llena, sino un manantial que hay que dejar fluir”. Como podemos ver, es una filosofía muy completa y compleja que permite orientar muchos elementos en la educación de niños hasta los seis años… pero también en la decoración. Sí, esta pedagogía tiene su vertiente en el interiorismo que busca darle al pequeño la libertad para construir su autosuficiencia.

 

Una revisión fugaz de lo que son los principios Montessori

En un artículo sobre decoración no podemos hacer una revisión exhaustiva de una pedagogía con tantas ramificaciones como lo es la que se integra en los principios Montessori, pero para poder entender cómo se aplican éstos a una decoración ideal y práctica de la habitación de los más pequeños de la casa, es necesario hacer un breve repaso de lo que nos indican.

El método Montessori fue desarrollado a principios del siglo XX por la doctora y educadora italiana María Montessori. Ella creía que cada niño, desde el momento de su nacimiento estaba lleno de un enorme potencial para aprender y desarrollarse, mucho más grande que lo que los adultos pueden imaginar.  Al entender los distintos momentos de desarrollo del niño (“periodos sensibles”) y adecuando el ambiente de acuerdo a sus necesidades y oportunidades, es la mejor forma en que se puede ayudar a los niños a realizar su potencial mental, espiritual y físico. El principio básico es “seguir al niño”: su voluntad, sus necesidades, sus deseos, y éste se expresa en los siguientes, un poco más detallados:

  1. Libertad: ésta es una idea fundamental de la pedagogía Montessori. Los niños deben tener la libertad de elegir la actividad que desean realizar entre varias que les son propuestas. No se debe limitar ni sus deseos de comunicar ni su voluntad de desplazarse independientemente en un espacio.
  2. Autodisciplina: evidentemente, un complemento ideal de la noción de libertad. El niño no espera ser corregido, sino que detecta él mismo sus errores y los corrige solo. La idea es que el niño entienda que no sólo hay “bien hecho” y “mal hecho”, sino que siempre existe la opción de mejorar.
  3. Movilidad y acción periférica: este es un principio importante en términos de interiorismo: el niño aprende más por lo que se hace a su alrededor que por lo que se le dice que haga. Es por ello que debe tener las herramientas para tener sus cosas a su alcance: la ropa, los muebles y estantes, su cama, su cepillo de dientes, etcétera.
  4. Respeto al ritmo de cada uno: todos los niños son diferentes y tienen formas distintas de concentrarse, incluso a lo largo del día.
  5. Aprender por la experiencia: para apropiarse de un concepto o un conocimiento el niño debe manipular las cosas, tocar, jugar, utilizar sus cinco sentidos.

Sistema Montessori

Las actividades manuales y simples que fomentan la independencia de los niños pequeños son ideales en el sistema Montessori
http://www.voilamontessori.com/

 

Una habitación Montessori: principios de decoración

Una vez que hemos repasado un poco lo que implica en términos generales la pedagogía Montessori, podemos ver lo que realmente atañe a la planeación de una habitación infantil en el marco de una reforma integral o también una reforma parcial: los principios de decoración.

Las bases o fundamentos de una habitación basada en los principios Montessori, sobre todo para niños de entre dos y siete años de edad son el orden, la simpleza, la rutina y la belleza.

1. Seguir al niño

Es decir, tener en cuenta sus intereses y entender su nivel de desarrollo y habilidades. Al diseñar la habitación de un niño pequeño, es importante seleccionar colores, fotografías y juguetes que llamen su atención y le agraden. ¿Al niño le gusta la naturaleza, las cosas que se mueven, las mariposas, los dinosaurios, las estrellas? Bueno, pues hay que detectar lo que le gusta a cada pequeño y hacerlo parte esencial de la decoración. Asímismo, al seguir el principio de “seguir al niño” es conveniente utilizar muebles y estanterías bajos para poner los juguetes, de forma que el niño los alcance sin problemas y sin ponerse en riesgo. Para ello existen muebles a la altura del pequeño, que pueden resultar ideales para tal fin.

2. Libertad de movimiento

Otro principio Montessori básico en el interiorismo es el de dar a los niños la oportunidad de moverse con libertad en su espacio. Así que es importante mantener el mobiliario al mínimo de forma que haya mucho espacio abierto para jugar y explorar.

 Habitación inspirada en Montessori

Mantener el mobiliario al mínimo dará al pequeño más libertad de movimiento.
http://www.apartmenttherapy.com/inspiration-for-montessoribase-124811

 

3. Libertad de elección

Esa es sin duda la base de la filosofía Montessori. Los niños deben ser capaces de seguir su propia curiosidad y tener la libertad de tomar tantas decisiones como puedan de forma independiente. Es por ello que es importante tener un espacio bien pensado para almacenar la ropa, para que se convierta en su vestidor personal. Debe haber espacio de almacenamiento a su altura para que puedan elegir su propia ropa y un consejo ideal es añadir un espejo para que puedan verse y evaluar su aspecto. También podemos poner un pequeño perchero en el que prepararemos dos o tres opciones de atuendos para el día y el pequeño elegirá.

Los juguetes a la altura de sus ojos son otro elemento esencial. También es importante que tenga libros para poder escoger (tanto los adecuados para su edad, como aquellos que escogerá para que un adulto o un hermano mayor lean para él). Para un niño pequeño tener libertad de opciones no significa tener muchas cosas a su alcance. Una pequeña variedad de cosas, a su alcance con estantes, canastos y muebles a su altura es suficiente.

4. Orden y simpleza

A los niños los abruma que haya demasiadas cosas (visualmente y físicamente). Es más fácil que estén en paz para pensar, aprender y disfrutar su espacio si éste está ordenado y tiene un cierto aire minimalista.

Una forma sencilla de mantener el espacio libre es rotar los libros y los juguetes. Tener un buen armario encastrado, discreto, para guardar el grueso de los juguetes del pequeño y de ahí ir sacando periódicamente por grupo los juguetes y libros, es una idea a tener en cuenta al planificar la reforma integral de la casa, sobre todo si queremos que este armario tenga el mismo estilo que los del resto de la casa.

5. Independencia

Como ya hemos mencionado, es importante prever espacios de almacenamiento y juego al alcance del pequeño. Una mesa baja y sillitas a su altura, repisas, estantes, canastos, etcétera, son una forma de permitirle decidir a qué quiere jugar y en qué momento. Consejo adicional: parte de ser independiente radica en el hecho de que sea el pequeño el que decida cómo jugar con sus juguetes, por ello es interesante priorizar los juguetes libres: bloques de construcción, juegos de imaginación, etcétera, por sobre los juegos electrónicos que sólo tienen una forma válida de ser utilizados. De esta forma, el pequeño decide qué usar, cómo hacerlo y en qué momento.

montessori-03

Un armario a la altura del pequeño le permite escoger su ropa e incrementar su independencia
http://www.micasarevista.com/dormitorios-infantiles/armarios-infantiles

 

6. Belleza interesante

A ello puede añadirse un arte mural sencillo, unos cuadros en la pared que muestren hermosas imágenes o simplemente, exponiendo las cosas que le gustan al pequeño. Es muy importante que el balance entre la utilidad del espacio y su valor estético. De hecho, este principio básico del interiorismo se debe aplicar a plenitud en una habitación Montessori.

 

7. Respetar las áreas básicas del orden de una habitación Montessori

En una habitación de este tipo, sobre todo si aprovechamos una reforma integral a gran escala de todo nuestro hogar, es importante respetar cada área determinada.

La primer área es la de dormir. Este es un elemento en que la decoración Montessori destaca por su originalidad debido a que no se utilizan cunas ni camas con barrotes. Ello es precisamente por los principios de libertad e independencia que ya hemos abordado. Y una cama con barrotes, aunque sea por seguridad, constituye una inhibición a la movilidad y la capacidad de tomar decisiones independientes de un pequeño. Lo encierran en un área pequeña, además de distorsionar su visión de la habitación en la que se encuentra. Siguiendo un estilo de decoración guiado por los principios Montessori, los bebés y niños pequeños dormirán en una cama en el suelo: el colchón se pondrá directamente o casi sobre el suelo. Este elemento es fundamental en el marco de una reforma integral, pues es generalmente en estas oportunidades que se pueden renovar elementos de la instalación eléctrica de la casa, y en la habitación del pequeño habrá que retirar las tomas de electricidad que se encuentren a su alcance. Se deberá prever bien el hecho de asegurar el área para el pequeño. Se puede implementar una trampilla para bloquear el cuarto para que el niño no salga de noche a espacios que no están dotados del mismo nivel de seguridad que su habitación, y por supuesto, se puede recurrir a un monitor de bebé. La idea de las camas bajas nivel del suelo es que el pequeño pueda acostarse y levantarse cuando le apetezca. Ello fomenta su sensación de independencia y responsabilidad.

 Cama a nivel del suelo para los más pequeños

La cama al nivel del suelo: un elemento esencial en la decoración Montessori
http://www.bedstart.com/

 

La segunda área es el área de juego, en ésta es donde se aplicarán más los principios estudiados para proporcionarle al pequeño un espacio ideal para desarrollar su creatividad y disfrutar de cada uno de los elementos que integran la habitación. Además de los muebles y estantes a la altura del pequeño, también hay que contemplar formas interesantes, atractivas y sencillas para asignarle un lugar a los distintos tipos de juguetes, lápices, colores, etcétera. Hay una cantidad infinita de sugerencias que es interesante retomar a la hora de planificar la reforma.

montessori-05

El área de juego: todo al alcance y sin exagerar la cantidad
http://www.feedingthesoil.com/2012/03/montessori-bedroom-for-one-year-old.html

 

La tercera área es la del arreglo personal. Como ya habíamos dicho, percheros, estantes, cómodas a su altura, complementadas con un pequeño espejo e incluso un tocador con su cepillo y peine, le brindarán al pequeño la independencia que precisa para encargarse de su arreglo personal.

Finalmente, el área de lectura debe contar con un espacio confortable para sentarse a disfrutar la lectura. Libreros sencillos y que expongan los libros más que ordenarlos, y que inciten al pequeño a leer y disfrutarlo desde su más corta edad.

 

Consejos y tips en el marco de una reforma integral

Al tomar la decisión de basarnos en los principios Montessori para reformar la habitación de los niños desde bebés hasta los 6-7 años de edad, es probable que queramos tomarlas en cuenta para el resto del piso. Un piso o una casa con un pequeño de esa edad no tienen porqué estar decorados de forma austera, simplemente, el interiorismo deberá tomar en cuenta las necesidades de este pequeño habitante de la casa y evitar al máximo los riesgos, de forma que el niño sea libre para recorrer la casa y disfrutarla junto con sus padres.

Asegurar la cocina, mantener el horno en un sitio alto, evitar que haya espacios de almacenamiento con cosas peligrosas al alcance de las manos de los niños: son pequeños detalles que harán que toda la familia disfrute más de su hogar tras una reforma integral. Darle al niño un pequeño “rincón” con la mentalidad Montessori en el salón principal también es una excelente idea para compartir con él sin que se rompa la armonía del espacio en general. Así que a disfrutar de los hijos pequeños en un espacio bien diseñado y pensado para ellos.

Un pensamiento en “Reforma integral: utilizar los principios Montessori para las habitaciones de los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *