Reforma de baños: la importancia del rebozado y el alicatado cerámico

Uno de los grandes problemas que enfrentamos en nuestro baño y que muchas veces es el motivo por el que iniciamos una reforma de baños es la humedad. Es natural: el baño es una estancia en la que el uso de agua (y sobre todo de agua caliente) es intensivo y continuo. Esta situación deriva en la aparición de manchas de humedad, hongos y moho en cualquier baño en el paso de los años.

No debemos ver esta situación como un problema, sino como una oportunidad. Cambiar, mejorar, renovar y remodelar son las opciones que nos ofrece una reforma de baños. Ahora bien, en el momento de iniciar este tipo de reforma es importante que antes de decidir una gama de colores, acabados y mobiliario, no nos olvidemos de dar importancia a dos de los pasos fundamentales para que nuestro nuevo baño resista por mucho tiempo el ataque de la humedad: el rebozado y el alicatado cerámico.

Aquí en Tu7 somos expertos, así que puedes tener la tranquilidad de que al confiar tu reforma de baños en nuestras manos, obtendrás un baño no sólo estéticamente agradable, sino que manufacturado con materiales de la mejor calidad que permitirán el buen estado por una larga temporada. Es más, quizá tú quieras emprender una nueva remodelación antes de que las instalaciones de tu baño se hayan visto tocadas por la humedad y el maltrato.

Entonces, retomando la noción de que lo básico es primero, debes poner mucha atención en que el rebozado de tu pared sea de buena calidad y tenga las tres capas con que cuenta un buen reboce de muros: la capa de agarre, la capa gruesa y la capa fina. La primera de ellas se hace con un mortero muy diluido y una gran proporción de cemento, se hace sobre una pared humedecida y no muy gruesa. Se debe secar por completo antes de aplicar la siguiente capa. La segunda capa es la más gruesa, de aproximadamente dos centímetros y se realiza con un mortero bastante denso. El acabado aún no debe ser liso, pero si plano. La última capa es fina y el mortero debe ser fino también. Aquí es fundamental la técnica del aplanado pues es la capa que quedará en el exterior y sobre la cual se aplicará el alicatado cerámico del baño.

Cuando hablamos de alicatado cerámico nos referimos a la utilización de piezas cerámicas para recubrir una pared. Estas piezas cerámicas pueden tener una base roja (de arcilla) o blanca (de caolín). Son fundamentales como acabado de baños o cocinas puesto que actúan como aisladores de la humedad, son fáciles de limpiar, no se maltratan al limpiarse con productos a base de lejía y además, proporcionan un ambiente luminoso, brillante y aséptico.

Como puedes ver, estas dos etapas serán la base para una reforma de baños exitosa y productiva, que te permitirá disfrutar de un baño agradable, iluminado y limpio por mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *