Reforma cocina: Espacios prácticos y cómodos

Adaptarse a las necesidades de los usuarios y al entorno –es decir, al resto de la casa- son dos premisas básicas si estamos pensando en cambiar una de las estancias principales del hogar. Reforma cocina y crea un nuevo espacio, más práctico y más cómodo. Desde el cambio de revestimientos –suelo, paredes-, hasta la sustitución del mobiliario y los electrodomésticos,  conviene planificar cada uno de los detalles, para evitar imprevistos o contratiempos. Por ejemplo, en hogares con niños pequeños, se recomienda disponer algunos electrodomésticos (como el horno, el microondas) en alto, al nivel de los ojos, especialmente por seguridad. De igual manera, hay que tener en cuenta dónde estará ubicada la zona de aguas para la instalación del fregadero –mejor delante o cerca de una ventana y, si es posible, evitando que haya armarios encima– y el lavavajillas.

La cocina es, tal y como hemos señalado, uno de los espacios más importantes de la casa, ya que en ella realizamos algunas de las actividades básicas y cotidianas, como el desayunar, comer o cenar. La cocina, por tanto, debe ser un entorno acogedor, un espacio con capacidad para funcionar como el centro de cohesión del hogar.

Independientemente de los cambios que queramos acometer con la reforma, debe contar con una distribución planificada que permita trabajar y movernos con comodidad. Para que nuestra reforma sea un acierto, antes de acometer ningún cambio, conviene solicitar asesoramiento para valorar cuál es la mejor opción de reforma, partiendo de  la idea o proyecto que desee el cliente, así como la inversión a realizar. La cocina, al igual que sucede con otra estancia como el baño, está más sometida al desgaste –precisamente por el mayor uso que se hace de este espacio-. Las cocinas actuales no solo han renovado los diseños –para conseguir un espacio más confortable y accesible– sino que también buscan ser más eficientes y más fiables –con un menor consumo de los electrodomésticos-. Sea cual sea la reforma a acometer, hay que tener en cuenta la elección de los materiales. La calidad del material no solo asegurará un buen resultado estético, sino su duración, un material que resista las prisas, los golpes. Es mejor optar por materiales que sean fáciles de limpiar, sobre todo porque el actual ritmo de vida impone una cocina lo más práctica posible.

En la cocina los detalles son importantes, independientemente del estilo elegido -moderno, tradicional, atemporal-. Detalles que van desde los acabados, a la grifería, los pomos de las ventanas y puertas, los tiradores de los armarios y elementos de obra, como estantes y hornacinas en forma de bancos o encimeras de trabajo. Con un poco de planificación y orden a la hora de acometer la reforma conseguiremos una cocina exactamente como la habíamos imaginado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *