¿La familia crece? Cómo hacer una reforma integral preparando la llegada de un bebé

 

Hay muchas razones para lanzarse a realizar una reforma integral. Sin duda alguna, una de las más felices es cuando se espera un pequeño nuevo miembro en la familia. Cuando una pareja se prepara para recibir a un hijo, hay mil cosas que hacer, un millón de detalles que pulir y dejar listos, y entre ellos, la preparación del espacio físico en que el bebé tendrá sus cosas, su ropa, su cambiador, su baño, su cuna… todo es importante.

Reforma integral para la llegada de un bebé

De hecho, esta reforma integral en espera de la llegada de un bebé, puede entenderse como una extensión del famoso “síndrome del nido” que le da a las parejas (sobre todo a las mamás) cuando esperan un pequeño nuevo miembro en la familia, y que se traduce en un ansia por limpiar, preparar, dejar todo absolutamente listo y preparado antes de que el bebé entre por primera vez en el hogar. Es por ello que no resulta una mala idea repasar los puntos importantes a revisar e incluir en una reforma de este tipo, para poder optimizar los recursos y disminuir el estrés de preparar el hogar para la llegada del nuevo integrante, pues su espera debe ser un momento de tranquilidad y unión familiar, y no de nerviosismo y prisas. Pongamos acento en algunas ideas y consejos que pueden resultar excelentes en este proceso de preparación tan lleno de ternura y expectativas.

El dormitorio de los padres y el dormitorio del bebé

Si hay una situación que hay que prever bien es el lugar en que el bebé va a dormir, y ello en distintas etapas. La planeación debe hacerse visualizando al menos dos sitios diferentes de sueño: aquel en que el bebé va a dormir cuando sea un recién nacido, y aquel en que el pequeño dormirá a partir de que sea un bebé un poco más grande.

Esta preparación para la reforma de nuestro piso viene a la par de la reflexión que se realiza en la pareja sobre la forma en que recibirán a su bebé. Si piensan que dormirá en su habitación en los primeros meses, entonces se deberá adecuar el dormitorio de la pareja. En Tu7 sólo nos dedicamos a las reformas, y no somos especialistas en crianza y sueño del bebé. Para informarte al respecto, es buena idea que acudas a tu pediatra, y que te deshagas de muchos prejuicios que puedas tener (sobre todo si es tu primer bebé) respecto al sueño de un niño de menos de seis meses.

La preparación, investigación y muchas charlas de pareja te permitirán tomar decisiones adecuadas. De cualquier forma, te decantes por el colecho (dormir con el bebé) o porque el bebé duerma en su propia cuna desde el principio, seguramente verás que en los primeros meses, en que el ritmo de comida del bebé es muy intenso (las tomas de leche son muy frecuentes, ya sea lactancia materna a demanda o biberón cada 2-3 horas), no es para nada una mala idea el tener la cuna en el dormitorio de los padres. Ello permite que éstos también cuenten con un ritmo de descanso adecuado, que atender al bebé se facilite y que todos pasen estos primeros meses de una forma menos estresante y más feliz. Vaciar completamente el dormitorio, reparar el revestimiento del muro (en yeso o en el material que elijamos para acabados y aparejados), cambiar la pintura y de paso, limpiar a fondo cada rincón. También es interesante considerar cambiar el revestimiento del suelo, pues si tenemos moqueta o tapices tipo alfombras, quizá no sean lo ideal para recibir a un recién nacido.

Reforma habitación bebé

Si hemos contemplado la opción del colecho, hay opciones en cuanto a muebles que pueden ayudarnos a hacerlo más sencillo, como pequeñas camas y cunas que se colocan bien junto a la cama de los padres, permitiendo al bebé estar cerca de ellos, pero dormir de forma independiente. También es posible pensar en cambiar algunos muebles y quizás añadir un cómodo sofá reclinable en que poder alimentar al pequeño o dormirlo en nuestro regazo estando todos bien confortables. Las ideas son muchas, pero lo que es verdad es que es una excelente oportunidad para darle un repaso a nuestro dormitorio y dejarlo en óptimas condiciones.

Ahora bien, independientemente de que el bebé pase sus primeros meses (o años) en el dormitorio de los padres, ello no quiere decir que no precise su espacio propio. Un lugar en que acomodar toda su ropa, sus accesorios personales, sus juguetes… todos estos elementos necesitan un área muy concreta, un sitio que será el refugio y área de juego de nuestro hijo. El preparar este dormitorio produce muchísima ilusión a los futuros padres, pues implica la elección de materiales muy especiales y adaptados para un niño pequeño, la selección de un tema y una paleta de colores, de muebles y de detalles que harán de ese lugar un entorno de fantasía y disfrute para ese pequeño ser que aún antes de su llegada ya amamos tanto y con tanta ternura.

Una vez elegidos los materiales, temática, estilo y colores, aún resta la selección de muebles y accesorios que convertirán la creación de este dormitorio en una de las tareas más placenteras de la espera del pequeño que llegará a hacer nuestra vida más complicada, pero también a llenarla de muchísimo amor.

 

Reformas estructurales: calefacción y producción de agua caliente de forma adecuada

Podríamos creer que la preparación de los dormitorios es lo único que haremos en una reforma integral pensada en dejar listo nuestro hogar para la llegada de un bebé, pero la realidad es que hay muchos otros elementos que podríamos aprovechar para revisar, y que permitirían que nuestro piso o casa sea un entorno mucho más agradable para un bebé (y para sus padres también).

Existen ciertas reformas estructurales que no está de más poner en la lista. Para empezar, si hablábamos del papel fundamental de contar con dos dormitorios adecuados para permitir a la familia descansar de forma placentera, quizá no sea una mala idea ver si existe la posibilidad de tener uno de los dormitorios a nivel de planta baja. Cuando el bebé está recién nacido, la mamá también viene de enfrentar un momento delicado en términos de salud y las escaleras no están recomendadas, así que resulta una idea excelente el preparar un dormitorio al cual se pueda acceder de forma sencilla.

De no ser posible, quizá sea una forma adecuada de subsanar este problema el preparar un dormitorio temporal para que la mamá esté menos forzada a desplazarse y pueda concentrarse en su recuperación y en el cuidado del bebé.

Otro cambio estructural que hay que revisar es el estado de la calefacción. Limpieza de radiadores, y que tanto calderas como la instalación en general estén en óptimas condiciones son un elemento a no omitir en este tipo de reforma, sobre todo si el pequeño llega al hogar en temporada invernal.

La producción de agua caliente sanitaria también debe estar en excelentes condiciones, pues un bebé demanda una higiene continua y regular. De hecho, además de revisar el estado de la fontanería, es necesario reflexionar bien el dónde y cómo se dará su baño al bebé. Hay quienes se lanzan a realizar una reforma de baño para añadir una bañera en lugar de una ducha, pero ésta puede ser una inversión demasiado fuerte, así que se pueden pensar en otras alternativas. Una ligera modificación del cuarto de baño añadiendo un espacio para una bañera especial para bebés, que tenga una forma sencilla de evacuar el agua y una altura adecuada para que dar el baño al bebé sea sencillo y no provoque un gran dolor de espalda a los padres. Una limpieza profunda del cuarto de baño y una revisión suficientemente minuciosa del aislamiento térmico y las condiciones de la calefacción complementarán de forma ideal esta preparación tan emocionante.

Iluminación y ruido

Si hay algo que preocupa a los nuevos padres (en ocasiones sin mucha razón) es que el bebé duerma bien. Que tenga un sueño tranquilo y sin sobresaltos. La verdad sea dicha, un bebé no aprende a dormir solo de inmediato, pero también es cierto que no está de más procurar que el bebé no esté sometido a demasiados ruidos violentos mientras duerme.

Ello puede complicarse si nuestro piso está en una zona céntrica y urbana, pues en ese tipo de áreas el ruido es continuo. Existen opciones muy interesantes de aislamiento acústico aplicables a un solo dormitorio o a partes más amplias de la casa que pueden ser viables en el marco de una reforma integral. Sin embargo, hay que recordar que por mucho que aislemos el ruido, el bebé se despertará y es normal. De hecho, lo más sano es que se acostumbre a los ruidos de la casa. Así podrá dormir tranquilo en cuanto crezca un poco en cualquier entorno y rodeado de sonidos naturales.

Otro elemento a tener en cuenta, aprovechando la remodelación de los espacios, es la iluminación. Un bebé pequeño tiene necesidad de exponerse de forma protegida y gradual a la luz solar, pues de otra forma puede presentar carencias de vitamina D y otros pequeños problemas de salud. Además, la exposición a ambientes luminosos durante el día, irá ayudando paulatinamente al pequeño a entender la diferencia entre día y noche, para que poco a poco construya patrones saludables y “normales” de sueño.

Por ello, revisar ventanas y cortinas no debe omitirse al realizar una reforma integral pensada en dar la bienvenida de un bebé a la familia. Una iluminación natural, matizada y tenue pero que permita verdaderamente la entrada del sol y que ayude a marcar adecuadamente la diferencia entre día y noche, es esencial en el marco de todos estos trabajos de renovación del hogar.

Seguridad para cuando el bebé se desplace solo

Finalmente, si nos embarcamos en una reforma integral de nuestro hogar preparándolo para la llegada de un bebé, no está de más ser auténticamente previsores y ver más allá de los primeros seis meses de vida del pequeñito. Ese bebé que en un principio no hará más que comer, dormir y sonreírles a sus deleitados padres, poco a poco irá desarrollando habilidades motrices que lo llevarán a gatear a velocidad increíble por toda la casa, a tocarlo todo, a levantarse, caminar, subir escaleras, etcétera.

Es por ello que hay que prever elementos mínimos de seguridad como por ejemplo una barrera que le impida subir solo las escaleras, elementos de seguridad en puertas del mobiliario de la cocina, protección en las tomas eléctricas, quizá incluso una barrera para impedirle el libre paso a la cocina, o bien cambiar el horno de lugar y proteger adecuadamente las estufas (o cambiarlas por algo más seguro, como radiadores). Todas estas pequeñas modificaciones pueden parecer banales, pero son elementos que sin duda harán mucho más fácil el camino hacia la independencia de un pequeño cuando deja de ser un bebé que sólo quiere brazos. La revisión de los acabados cerámicos del suelo también puede ser un detalle importante, pues decantarnos por superficies que sean fáciles de limpiar es algo que hará la vida del bebé y de los padres mucho más sencilla y agradable.

Reformar una habitación

¿Qué otros elementos consideras necesarios en una reforma integral que busque preparar el hogar para la llegada de un bebé? No dudes en comentarnos tus ideas, en Tu7 consideramos muy enriquecedor el intercambio de ideas con nuestros clientes y lectores.

Un pensamiento en “¿La familia crece? Cómo hacer una reforma integral preparando la llegada de un bebé

  1. La reforma integral para el bebe, en buena parte se le tiene que adaptar según si es niña o niño. Esa cuna que han puesto y la silla para descansar, esperando para atender al bebe, se ve muy acogedor.

    Para complementar la decoración, les recomendaría que haya un sonido suave de fondo, seria maravilloso pues en el mercado se venden CDs de música para la relajación del bebe.

    Saludos

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *