Crear un espacio zen en el marco de una reforma integral

Emprender una reforma integral de tu hogar es el momento ideal para reformular la disposición de los espacios. Desde cambiar la funcionalidad de una habitación, los accesos y muros divisorios, hasta el diseño de un rincón especial de lectura, trabajo o relajación.

Precisamente hablando de relajación, quizá un término que remite a respiración, paz y bienestar es la palabra “zen”. ¿Qué es lo primero que viene a nuestra mente al escuchar esta palabra? Seguramente un escenario de paz y de relajación. Y sin duda, todos necesitamos un espacio para sentirnos de esa forma, sobre todo porque la vida actual nos mantiene a todos en una vorágine de trabajo y ocupaciones que puede incluso dañar nuestra salud. Al llegar a casa, necesitamos un lugar en que podamos recuperar nuestras energías.

Por lo tanto, resulta una excelente idea, sobre todo en el marco de una reforma integral, el crear un interior zen o al menos un pequeño rincón zen para sentirse relajado y libre de estrés. Evidentemente, no hay “reglas” como tales para diseñar esta pequeña área zen dentro de tu hogar, pero sí existen ciertos consejos o líneas generales que te proponemos en Tu7 para que te plantees cómo quieres tu pequeño rincón zen.

En primer lugar, te proponemos escoger una paleta de color que se decante por los colores terrestres. Este tipo de colores suaves como el gris, el blanco y aquellos entre el beige y el rosado-beige te harán sentir relajado. Al elegir colores, es importante decidirse por un color primario dominante para posteriormente añadir otros colores que combinen en las telas de cortinas, alfombras y otros.

 espacio zen 01

Una paleta de colores terrestres es suave y ayuda a mantener un ambiente relajado
http://www.apartmentguide.com/blog/8-easy-breezy-earth-tone-palettes-apartment/

Continuando con la idea de lo conectado a la naturaleza, aparte de los colores, es una excelente idea utilizar materiales naturales, que tienden a ser luminosos y en cierta medida, suaves. Es una excelente idea utilizar lino o lana para las cortinas o para los muebles del área. También se puede añadir una alfombra natural o aplicaciones en algodón para aumentar la sensación de paz que generan estos materiales.

espacio zen 02

Las telas en materiales naturales transmiten paz, por ejemplo, esta manta y sus cojines.
http://www.lushome.com/home-decoration-burlap-sisal-twine/28543

 

Otra excelente idea es utilizar muebles muy sencillos. Un mueble pensado para un espacio zen debe ser simple y estar trazado en líneas simples. Se desaconseja utilizar muebles con diseños complejos puesto que no combinan bien con la idea de relax de un espacio zen. Se deben elegir más bien diseños minimalistas que combinen bien con el resto de la decoración. Los diseños modernos y contemporáneos son ideales, pero se pueden añadir materiales naturales para incrementar la sensación de calidez y relajación.

En la misma sintonía, podríamos decir que minimizar los elementos decorativos es una idea escencial en la creación de un espacio zen. Es recomendable no exponer demasiados elementos decorativos y evitar pinturas muy coloridas y fotografías que obstruyan la vista al recorrer la habitación. Es importante no acumular cosas: cuando la vista encuentra muchos obstáculos, el espacio se va alejando de la idea de relajación y reposo. Más bien hay que ir despejando y permitir que el espacio limpio ayude a incrementar la sensación de paz y tranquilidad.

 

espacio zen 03

Pocos muebles y líneas claras: minimalista y zen
http://www.minimalisti.com/architecture/interior-design/04/modern-minimalist-interiors-zen-decor-philosophy-or-magic.html

 

Continuando con la creación de un espacio zen, no sólo lo que vemos es importante. Todos nuestros sentidos deben estar en sintonía con la tranquilidad del ambiente. Ya mencionábamos el tacto de las telas de origen natural, pues también los aromas son importantes. A ese respecto, es posible usar escencias naturales para realzar el ambiente de tranquilidad y relajación. Utilizar aceites escenciales, velas, y otras formas de aromatizar un espacio que pueden utilizarse. Es importante elegir un aroma que realmente nos guste, pero que a la vez, sea reconocido por ser calmante: lavanda, manzanilla, hojas de azahar, tilo, etc.

 espacio zen 04

Las velas son un plus para una decoración zen
http://opendeco.es/aprende-decorar-tu-hogar-con-velas/

 

Otro detalle que potenciará el carácter relajante y lleno de paz de nuestro espacio será el añadir toques de naturaleza. Además del oxígeno que nos proporciona todo lo verde, también incrementa el efecto relajante de toda la habitación. El solo hecho de tener plantas en el campo de visión tiene un efecto tranquilizador. Claro que hay que elegir plantas de interior. Una idea genial son los bonsais, que permiten sentir que estamos en medio de la naturaleza aunque estemos en nuestro salón o en nuestra habitación.

También es una excelente idea añadir ciertas texturas agradables en la decoración, por ejemplo, alfombras, tapices o cubre-sillas o sofás. Los almohadones en colores mate y texturas suaves son un elemento que añade paz a un espacio que está pensado para tranquilizar y llenar de energía a sus habitantes.

Es importante no olvidar que cuando hablamos de Zen, este concepto incluye los cinco elementos: Fuego, Tierra, Agua, Metal y Madera. Estos elementos clásicos de diversas civilizaciones se incorporan de forma habitual en una decoración zen. El fuego puede ser una chimenea, velas, tazones con mechas, etcétera. La tierra se representa con rocas, pequeñas piedras y plantas. El agua puede ser con imágenes de agua (cascadas, lagos, el mar…), con pequeñas fuentes o tazones. El metal se puede usar en muebles, cuadros y esculturas, al igual que la madera.

espacio zen 05

La naturaleza dentro del hogar ayuda a lograr una sensación relajante
http://seekayem.com/awesome-bonsai-design-ideas-for-interior-house-decoration/white-walnut-office-furniture-with-bonsai-decoration-interior/

 

Seguir añadiendo pequeños detalles le irá dando a este espacio zen mayor personalidad y solidificando su efecto tranquilizador. Por ejemplo, se puede añadir una cortina o unas varas de bambú, piedras simétricas en torres, pequeñas fuentes de agua, flores, plantas, etcétera. El detalle está en no agregar cosas de más, mantener el espacio despejado y limpio con un par de elementos que lo hagan sentir más natural y armónico.

Por ejemplo, si decidimos convertir un rincón de nuestro salón en nuestro espacio zen, podemos mantener las paredes blancos, poner una mesa baja de color beige y sobre ésta, una pecera con plantas acuáticas y alrededor, dos o tres puffs en algodón o lino beige. En la pared podríamos sólo colocar una pequeña repisa con una vela aromática de lavanda y con ello tendriamos un espacio zen ideal: sencillo, natural, relajante.

Otro elemento fundamental es la elección de las cortinas, que como ya hemos dicho deben ser en materiales naturales y agradables al tacto, luminosas, cómodas y que combinen bien con la paleta de color. Hay que recordar que son un elemento fundamental en la decoración zen, pues son lo que permite crear una sensación de intimidad y privacidad al reducir el ruido y bloquear las corrientes de aire. Hay que tomarse un tiempo para elegir tanto la tela como el color. Para un ambiente aún más elaborado se las puede asociar con biombos de madera o metal, o incluso en papel con un estilo más oriental, y con ello se obtiene un ambiente prácticamente aislado del mundo exterior y cotidiano. Especial detalle son los cortineros: es una pena utilizar elementos muy comunes que no combinen con unas preciosas cortinas y una decoración zen muy meticulosamente realizada.

Ahora bien, independientemente de las cortinas elegidas, es importante saber jugar con la luz. Privilegiar la luz natural y descartar por completo la luz fluorescente y excesivamente brillante. Es buena idea decantarse por una luz suave tipo vela, y ubicar distintas fuentes de iluminación de forma que podamos regular a voluntad la cantidad de luz, haciendo el rincón zen un espacio de descanso, meditación o de ejercicio y relajación dependiendo de nuestras necesidades del momento.

Un detalle que no debemos olvidar es el de ocultar los elementos que distraen, es decir, los aparatos eléctricos. Éstos no tienen cabida en el área zen de nuestro hogar. Ojo: si tenemos el televisor, éste puede colocarse en un área discreta o incluso, puede quedar oculto en un mueble hecho a medida para tal fin. No deben quedar a la vista cables de ningún tipo puesto que su presencia evidente perturba la sensación de paz que estamos tratando de generar con la disposición de los elementos y la decoración en general.

Es un detalle especial dentro de esta creación de un espacio relajante y agradable para todos los sentidos el considerar una mesa de centro o “mesa baja” a la que nos podamos sentar a deleitar otro de nuestros sentidos: el gusto. Se debe privilegiar el preparar un espacio ideal para tomar un té o una infusión herbal. Un café con olor intenso también es bueno. De forma que se puede incluir un juego de té o de café que vaya ad hoc con el resto de la decoración y que potencie su efecto relajante.

espacio zen 06

Una linda mesa de centro: espacio para degustación y placer zen
http://bricobistro.com/une-deco-asiatique-pour-rester-zen/

Es importante recordar que no forzosamente debemos atacar una reforma total de nuestro piso o casa para conseguir este espacio zen. Una reforma parcial es suficiente para dotar a nuestro hogar de este pequeño rincón relajante y cargado de buena energía que se convertirá a la larga en el espacio de descanso y recargado de baterías de toda la familia. Siempre hay que tener en cuenta que una buena planificación para una reforma, ya sea parcial o integral, es lo que nos permitirá obtener buenos resultados y quedar satisfechos con el tiempo y recursos invertidos. Así que en el caso de nuestro rincón zen, la idea es valorar cuánto espacio y qué tipo de área queremos construir y en base a ello planificar la reforma y los trabajos necesarios.

Un último consejo seria añadir ya sea detalles o elementos decorativos asiáticos. Desde una pintura con ideogramas chinos o japoneses hasta el propio bambú, pasando por una escultura de Buda o unas agradables pelotas de masaje oriental, todos estos elementos pueden potenciar la decoración relajante y zen que estamos buscando. Una forma ideal de incluir este tipo de detalles son las fuentes caseras, que parecen imitar en miniatura a un agradable y lleno de paz jardín japonés.

espacio zen 07

Una mini fuente o jardin zen: una excelente adición
http://www.shbarcelona.cat/blog/cat/jardi-zen-que-significa/   

 

Todos estos tips son pequeños detalles que pueden ayudar a crear una zona o una habitación entera llena de paz y de energía a la vez. Pero lo que en ningún momento hay que peder de vista es el recuerdo o la imagen que nos genera estar a la orilla del mar o en el bosque: la certeza de que podríamos pasar horas ahí, sentados, respirando y dejando que la energía fluya a través de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¿Qué obtenemos de esta idea? Que la naturaleza por sí misma es relajante. De tal forma que siempre que nuestra decoración gire entorno a materiales, ideas, recursos y colores naturales, sin duda va a tender a ser una decoración zen.

Recordemos que el estrés no es amigo de la buena salud y desafortunadamente, la mayoría de nosotros vivimos nerviosos y estresados, por lo que es preciso que busquemos la forma de darle balance a nuestras vidas cotidianas. El espacio que hemos descrito, sobre todo si podemos realmente potenciarlo y darle independencia aprovechando una reforma integral, que esté despejado, limpio, simple y sin complicaciones, promueve per se la relajación y se convierte en la mejor forma de tranquilizarnos y terminar el día de una forma saludable y tranquila. Cuando estamos relajados, todo tiende a fluir de una mejor manera y la vida parece sonreír. Así de fuerte es el poder del interiorismo, la decoración y el diseño en nuestra vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *