Reforma de cocina estilo rústico

En cuanto a reformas integrales y reformas de cocinas no existe ningún estilo que podamos decir que está “pasado de moda”. Todos los estilos decorativos tienen su encanto y se corresponden con los deseos y necesidades de individuos y familias diferentes. Es por ello que no podemos dar por muerto al estilo rústico a pesar del auge de estilos tan diferentes, como el nórdico o el minimalista, lo hayan relegado a un segundo plano.

El estilo rústico es ideal para aquellas personas que no se sienten cómodas con la escasez de elementos decorativos que hay en estos estilos más depurados. Es perfecto para quienes desean que la característica definitoria de su hogar sea el ser acogedor. Así, una reforma de cocinas que elige el estilo rústico arrojará como resultado una cocina con calor de hogar, una pieza cien por cien agradable para pasar el tiempo a solas o en compañía de la familia y amigos.

¿Qué elementos son imprescindibles en una cocina de este estilo?

Vamos a repasar algunas claves que te permitirán tener una cocina rústica elegante, contemporánea y funcional.

 

Rediseñando espacios

Una reforma completa de una cocina implica muchas veces modificar íntegramente el uso del espacio. Es un buen momento para hacer cambios estructurales, y algunos pueden beneficiar enormemente el alcanzar un estilo rústico contemporáneo y agradable. Por ejemplo, una cocina rústica puede beneficiarse de un diseño abierto, y aún más de la división entre cocina y salón con una barra o un arco estilo tradicional.

Si nos es posible, el eliminar puerta y separación entre cocina y salón no sólo otorgará una sensación de más espacio, sino que puede abrir una oportunidad para utilizar ciertas ideas decorativas que combinan muy bien con el estilo rústico. Una barra divisoria, recubierta en ladrillo o imitación ladrillo, con taburetes altos en madera, resulta una forma estupenda de separar el área cocina del área salón dando un cálido ambiente rústico o tradicional.

Si no resulta factible de forma estructural eliminar un muro, hay otras formas de “abrir” la cocina hacia el resto de la casa, una que combina muy bien con el estilo rústico es haciendo un arco. Como recubrimiento en el arco (que funcionaría ya sea como una ventana o como un pórtico abierto) se puede usar piedra o ladrillo. Ello reforzará el ambiente en general además de otorgar mejor circulación y una sensación de que el piso es más espacioso y amplio.

Repensar la distribución de mobiliario y electrodomésticos es una excelente idea en el marco de una reforma integral de nuestra cocina. ¿Teníamos una cocina diseñada en forma de U y ahora nos gustaría cambiar? Podemos optar por una cocina con isla en el medio, o con dos bandas laterales paralelas dejando un muro sólo para ítems decorativos. Es el mejor momento para cambiar, innovar y reestructurar la cocina pensando en su funcionalidad a la vez que en su belleza tradicionalmente rústica.

reforma-cocina-rustica-01

Un muro recubierto ladrillo puede ser suficiente para cambiar el estilo de una cocina. Imagen tomada de: Decoist

 

Materiales y mobiliario rústicos

En una decoración rústica, la madera es el material protagonista. Grandes vigas hechas en madera, ya sean reales o añadidas como elemento decorativo, y sobre todo, mobiliario que dé ese calor de hogar con un uso adecuado de distintos tipos de madera, así como sus tonalidades.

Si elegimos un tono de madera ocre o cenizo para los acabados cerámicos (no es buena idea usar parqué o aglomerado en la cocina, pero sí que se puede optar por un acabado cerámico imitación madera que puede replicar la calidez de este material pero con la practicidad e higiene que otorga la cerámica), se puede tomar un color maple para los módulos del mobiliario. Si por el contrario, hemos optado por un color liso en el suelo, ya sea en marrón, beige o incluso blanco, podemos elegir mobiliario en un elegante tono de madera oscura.

Si bien éstas alternativas son las más comunes, la madera es un material tan dúctil y adaptable que podemos utilizarla en distintas formas y colores, sobre todo dentro del estilo rústico.

En cuanto al diseño del mobiliario, el estilo rústico es el que más permite utilizar formas más elaboradas. No sólo paneles y puertas lisas y sin detalle, sino muebles grabados y decorados que no tienen lugar en un estilo más minimalista. Detalles bien grabados en metal para manillas y pomos de las puertas de muebles y cajones. Repisas complementadas con hermosos sostenes en metal grabado. Detalles por doquier en madera y metal antiguo que darán un plus a una cocina rústica valiéndose de estos materiales tradicionales. ¿Un tip? Añadir un mueble rescatado y renovado con un proyecto de bricolaje familiar es perfectamente factible y combina muy bien con el estilo rústico.

reforma-cocina-rustica-02

Otro elemento a no omitir es que la presencia del mobiliario en madera no impide el uso de materiales más resistentes y durables en la encimera: mármol, cerámica, metal… las combinaciones pueden ser muchas y no desentonan con el estilo rústico en general.

 

Iluminación y color para reforzar el ambiente cálido y hogareño

¿Qué colores utilizar entonces y qué fuentes de iluminación en un estilo rústico?

La elección de colores es completamente abierta. Si ya estamos incluyendo elementos en madera, ladrillo y piedra para generar calidez, no es completamente necesario que nos limitemos a estos mismos tonos al momento de elegir una paleta de color para los muros. Una tendencia moderna en cuanto al estilo rústico, es elegir un color verde muy pálido, que da una gran luminosidad y le da una sensación vibrante a un espacio rústico. Distintos tonos de rojo también combinan muy bien y le dan una gran vitalidad a una cocina rústica. Pero obviamente, también podemos limitarnos a lo más tradicional y combinar la madera del mobiliario con colores blanco o beige en los muros, lo que otorgará a nuestra cocina rústica una gran sensación de contar con una decoración clásica, hogareña y a la vez, elegante y en cierta medida, intemporal.

En cuanto a la iluminación, es un elemento que permite un gran juego en el estilo rústico. Para una cocina decorada en esta tendencia, se pueden usar distintos tipos de lámparas tanto centrales como puntuales con muy distintos diseños.

Eso sí, hay que tener en cuenta que éstos vayan acorde con la sensación de cocina antigua y tradicional “de campo” que tiene una cocina rústica. Para elegir la iluminación adecuada y que no rompa con el estilo, se pueden seguir estos consejos:

  1. Es ideal que las lámparas tengan apariencia “antigua”. Una luz araña o tipo candelabro de diseño en líneas rectas y modernas no es aconsejable en una cocina rústica. Por el contrario, se pueden privilegiar en madera no muy trabajada y metales como el bronce. Las suspensiones lumínicas que incluyen plantas trepadoras o pequeños detalles en metal sobre madera resultan perfectas.
  2. Los candelabros que imitan la disposición y forma de un candelero con auténticas velas resultan perfectos en una cocina rústica. De hecho también se puede optar por candelabros DIY hechos con antiguos frascos de conservas o incluso candeleros de vidrio soplado, siempre que reproduzcan la sensación de una romántica iluminación con velas.
  3. Es preferible elegir una iluminación blanca. Con una luz neutra, una cocina rústica realmente brilla y tanto el mobiliario como la propia comida que preparemos en esta cocina, lucirán con colores auténticos y maravillosamente cálidos. No hace falta darle un “falso” tono amarillento a una cocina rústica: la decoración da la sensación de hogar y no la iluminación tenue.
  4. Es una excelente propuesta el complementar la iluminación central con iluminación focal, sobre todo para el área de preparación de alimentos. Existen aplicaciones de iluminación local en tonos bronce y cobre que resultan perfectas en el marco de una decoración rústica.
  5. No hay que olvidar la iluminación natural. Una gran ventana que permita que la cocina entera se bañe de luz del sol es una excelente aliada de una decoración rústica. Nada más cálido y hogareño que sentarse a la mesa de la cocina a tomar un café a la luz del sol del atardecer. Si la reforma de cocinas en nuestro piso es parte de una reforma integral o de una construcción nueva, se puede seleccionar una parte del piso con orientación sur para la cocina. Al ser la cocina una parte de la casa donde se vive, es decir, se pasa mucho tiempo, nada mejor que contar con luz y calor natural, que no sólo realzarán los tonos naturales de la madera que dan forma a la decoración, sino que la harán lucir más rica y elegante.

reforma-cocina-rustica-03

 

Detalles y elementos decorativos

Pero sin duda alguna, la guinda del pastel en una decoración rústica para una cocina, son los accesorios. En una cocina rústica es válido, por ejemplo, usar cortinas y elementos textiles diversos en distintas partes de la cocina. Cómodos y acogedores cojines para las sillas y los taburetes, pequeñas cortinas para cubrir puertas de muebles que estén hechas en vidrio, las combinaciones son muchas y permiten una gran creatividad.

Otro material textil que combina a la perfección con un estilo rústico es la arpillera. Pequeños sacos para guardar cosas, para cubrir macetas o floreros, o aplicaciones en distintos puntos de la cocina le darán ese aspecto cálido que buscan los amantes del estilo rústico.

Además de lo textil, un elemento decorativo que da un gran realce a una cocina rústica es la naturaleza: tanto viva como en pinturas. Una pequeña planta en una maceta cubierta en madera o metal broncíneo, o un cuadro con fotografías en tonos sepias de flores, bodegones o paisajes pueden ser un elemento que de una fluida suavidad al estilo rústico de nuestra cocina.

Añadir elementos de cocina antiguos puede darle naturalidad a esta decoración. Grifos estilo antiguo, contenedores de alimentos en forma de barriles de madera, tazas y platos en metal…todo ello hará más auténtica nuestra elección decorativa.

En cuanto a grandes elementos, podemos añadir al mobiliario “de cocina” en módulos y cajones pre-diseñados, una alacena o vitrina clásica en madera, para exponer piezas de cerámica antigua, para guardar cosas y dar un toque tradicional a todo el conjunto decorativo. Relojes grandes, con números en un formato y fuentes que evoquen el campo, mensajes escritos sobre placas de madera (otra oportunidad para un proyecto DIY) pueden complementar de forma perfecta el estilo campirano y no demasiado elaborado de una cocina rústica.

¿Cuál de estos elementos te parece que es el más distintivo dentro de una cocina rústica? Si éste es tu estilo favorito, no dudes en solicitarnos asesoramiento en diseño e interiorismo en Barcelona y darle así viabilidad a tu reforma de cocina con un estilo rústico.