Ideas de cambios a realizar en una reforma integral para personas con movilidad reducida

Existen muchas cosas en las que preferimos no pensar cuando construimos una casa nueva. Entre ellas está sin duda la idea de la vejez o de las dificultades que en un momento dado pudiera tener algún miembro de la familia para moverse o desplazarse por el hogar. Es por ello que la mayoría de inmuebles son poco o nada prácticos para personas de edad avanzada o con algún problema de movilidad reducida por el cual deban utilizar ya sea un caminador o una silla de ruedas. Ésta es la razón por la que en muchos casos una reforma integral se plantea no sólo como la forma de darle un nuevo rostro a un piso o a una casa, sino también como la manera de lograr que las personas que lo tienen más difícil ya sea por un problema de movilidad, por enfermedades crónicas o simplemente por la edad, puedan vivir de una forma segura, cómoda y agradable en su hogar.

Entradas y accesos

La primera gran dificultad que suele enfrentarse al pensar en realizar la reforma integral de un piso con vistas a mejorar la calidad de vida de una persona con movilidad reducida es el propio acceso a la vivienda, empezando por puertas demasiado estrechas o escalones y entradas angostas. Es bastante complicado el simple hecho de acceder a su vivienda para una persona que no camina bien o que precisa de la ayuda de una silla de ruedas, de muletas, de bastones o de un caminador. En muchos casos, ni siquiera depende del propietario del piso poder reformar este tipo de elementos estructurales, sobre todo si se trata de un piso o de una comunidad en que no corresponde a los dueños decidir sobre las posibles modificaciones a realizar de los accesos a la vivienda.

Sin embargo hay varias cosas que pueden y deben hacerse en caso de que al menos uno de los ocupantes del piso precise el uso de silla de ruedas.  Para empezar, las medidas en cuanto al ancho de la puerta de entrada (un mínimo de noventa centímetros) y el recibidor deben ser suficientes como para que la silla de ruedas entre y circule sin problemas. Lo ideal es que haya así mismo una rampa con la inclinación adecuada, en el caso de que el ingreso a la vivienda no esté a nivel del suelo de la calle. Existe también la opción de automatizar la vivienda de la entrada con diversos tipos de plataformas automáticas que no inciden de manera negativa en la seguridad de la vivienda. Es interesante aclarar que este tipo de accesos automatizados también pueden utilizarse en el interior del piso para el acceso a una segunda planta, o para el acceso a habitaciones específicas. Otro detalle a tener en cuenta es el hecho de que muy probablemente haga falta colocar pasamanos o barandillas en distintas alturas de forma que sirvan como punto de apoyo y soporte, además de verificar que buzón, timbre, cerradura y cualquier otro elemento que sea de acceso necesario para quien resida en esa casa, estén a una altura accesible y que no haya complicaciones innecesarias para poder utilizarlos.

Reformas integrales para personas con moviliadad reducida

Cocina

Una reforma de cocina es un elemento muy necesario cuando se modifica un piso para que sea más apto para la vida cotidiana de una persona que tiene dificultades para moverse de forma autónoma o que necesita usar una silla de ruedas. Para empezar, no son recomendables los diseños de cocina con una isla central, pues este tipo de disposición resta espacio para la circulación de un elemento que de por sí es grande como una silla de ruedas, y obstaculizan la circulación para personas que si bien no necesitan usar de forma cotidiana una silla de ruedas, precisan apoyarse y caminar con holgura. Los espacios estrechos y pasillos reducidos no son recomendables en una cocina que será utilizada por personas con necesidades muy concretas de movilidad, por lo que una cocina con disposición de U o de L puede ser la mejor alternativa. Las cocinas abiertas hacia el salón también son muy recomendables pues se elimina la necesidad de una puerta que separe a las dos habitaciones, reduciendo con ello la complejidad de acceder a una parte de la casa que se utiliza tanto como la cocina.

Se recomienda también verificar la altura de la encimera y de ser posible, no poner mobiliario y módulos en la parte baja de esta sección de la cocina. Ello permite a una persona en silla de ruedas trabajar cocinando y preparando alimentos de una forma bastante cómoda. En el fregadero suelen seleccionarse grifos cuya apertura no requiera girar la muñeca. Esta elección facilita mucho el uso por parte de personas cuyas manos estén débiles o padezcan dolor crónico.

Reformar un piso para adaptarlo a una persona en silla de ruedas

En cuanto a la elección de electrodomésticos, lo ideal es que se utilicen placas vitrocerámicas en lugar de quemadores a gas, lo cual facilita mucho el trabajo en la cocina y reduce significativamente el riesgo de quemaduras. Nevera y horno deberán tener una altura asequible de forma que sean fáciles de utilizar y evitar riesgos innecesarios.

Cuarto de baño

Otra parte de la casa en la que hay que poner especial atención cuando una persona con movilidad reducida reside ahí, es sin duda el cuarto de baño. No adaptado de forma correcta, puede ser un foco de incomodidad cotidiana y de peligro constante. Para empezar, se deben seleccionar pavimentos y acabados antideslizantes, privilegiando ante todo el factor comodidad ante el estético, aunque pueden encontrarse pavimentos cerámicos antideslizantes muy bellos y agradables. Otro elemento a no descuidar es la puerta de acceso al baño: lo ideal es seleccionar una puerta corredera y con cerradura exterior, de forma que no haya riesgo de que la persona se quede encerrada si sufre algún percance, y el hecho de ser una puerta corredera facilita mucho el acceso para una persona que se encuentra en silla de ruedas. Al igual que en la cocina, debe existir un margen de movilidad en el interior del cuarto de baño con una dimensión de al menos un metro y medio de largo y de ancho, para que sea práctico circular con una silla de ruedas. De igual forma, el lavabo puede beneficiarse de no contar con un mueble bajo, pues de esta manera, es más práctico realizar tareas cotidianas como lavarse las manos o cepillarse los dientes sin tener que bajarse de la silla de ruedas. Muy importante también es colocar barras de apoyo antideslizantes al lado de los aseos. Para realizar este tipo de instalación es realmente un requisito el corroborar con antelación el estado de las paredes o el alicatado, pues debe haber firmeza y solidez en los mismos para que sostengan de forma adecuada las barras de apoyo. Éstas deberán, además, instalarse visualizando su utilidad ergonómica para personas que lleguen o con bastones o que tengan que descender de la silla de ruedas para usar los aseos. En éstos, también será un requisito evaluar la altura de los mismos y de ser necesario, modificarla para llegar a los cincuenta centímetros del suelo hacia arriba. Es recomendable evitar los bidets.

Otra cosa que hay que modificar y en la cual hay que poner especial atención es la ducha. Las bañeras son una pésima idea, no son accesibles para alguien con movilidad limitada o especial. Así que es ideal el cambiar la bañera por una ducha, y aún mejor si el diseño de ésta es tipo ducha a la italiana, es decir, sin receptáculo o con uno que no implique ningún escalón para acceder a la ducha. Otra ventaja del diseño de la ducha a la italiana es que no hay cabina de ducha, con lo que el acceso se facilita enormemente para una persona con dificultades para movilizarse de forma convencional. Las barras de apoyo antideslizantes son otro requisito ineludible al realizar una reforma de baño pensada para hacer más cómoda la vida de una persona con requisitos especiales de movilidad. También es importante tener una silla de plástico o un asiento de plástico abatible que permita a la persona tomar una ducha con comodidad y tranquilidad.

Dormitorios y pasillos

Es muy importante que pasillos en una casa pensada para una persona con movilidad reducida o especial sean amplios y se combinen con un mobiliario adecuado. Espacios amplios y despejados, una limpieza de espacio que se traduzca en una facilidad de circulación para una persona que se desplace con cualquier tipo de ayuda: bastones, muletas, silla de ruedas. Decirle que no a un exceso de muebles y accesorios es una decisión muy adecuada en este caso, así como decantarse por puertas correderas siempre que sea posible.

En cuanto a los dormitorios, hay que considerar que es el espacio en que una persona pasa su tiempo íntimo y por lo tanto, debe haber todo lo necesario para que éste sea cómodo y agradable. La puerta de acceso nuevamente deberá tener las dimensiones adecuadas para el paso de una silla de ruedas, además de haber espacios adecuados para la circulación entorno a la cama. Las ventanas deben privilegiar un mecanismo eléctrico para el cierre de persianas (más sencillo), empezar aproximadamente al metro de altura y en la medida de lo posible, tener una cerradura a la francesa en lugar de cerraduras estilo guillotina que pueden resultar más incómodas y de riesgo.

Deberá ponerse una atención muy especial en la selección del mobiliario, sobre todo la cama. Hay sitios especializados para elegir tanto la cama en sí como el somier y el colchón para que tengan la firmeza, accesibilidad, seguridad y comodidad adecuadas para la persona que los utilizará.

El armario también deberá ser una parte integrada, adecuada y específicamente diseñada para una persona con necesidades concretas de accesibilidad. Puertas correderas, repisas bajas y barras para colgar la ropa a una altura no mayor a noventa centímetros o con barras abatibles, cajones bajos y accesibles y sobre todo, todo muy seguro: un cajón que se desliza fuera de su lugar, repisas inestables, todos esos detalles pueden causar accidentes muy graves para alguien que no tiene una movilidad convencional.

Beneficios fiscales para reformas integrales de viviendas para personas con movilidad reducida

Independientemente de la importancia crucial en hacer una reforma integral adecuada para que la casa se convierta en un espacio seguro, utilizable y cómodo para una persona con movilidad reducida, no está de más verificar las ayudas y beneficios fiscales que existen cuando se realizan este tipo de trabajos.

Estas ayudas están asignadas en función de un plafón salarial determinado, además de privilegiar todo tipo de reformas que se enfoquen a la eficiencia energética o a la adaptación de la vivienda a personas con problemas de movilidad. Es interesante que en Barcelona existe un programa concreto al respecto que puede adicionarse a las ayudas de carácter nacional. (Los detalles al respecto pueden consultarse en el sitio web de la Generalitat de Catalunya).

Como podemos ver, existen diversas formas de adecuar, remodelar y adecuar una vivienda buscando la mayor seguridad y comodidad de las personas con una movilidad reducida. Todas ellas, en el caso de reformas integrales deberán combinarse con una selección adecuada de mobiliario y accesorios, para facilitar y hacer más agradable la vida de las personas cuyas circunstancias especiales limiten su movilidad en un sentido tradicional. Si tienes dudas respecto a cómo empezar a planear reformas en Barcelona de estas características, no dudes en acudir a los expertos de Tu7, estaremos muy contentos de diseñar tu reforma integral a tu lado.