Utilizar accesorios tras finalizar una reforma integral

Finalizar el grueso de los trabajos en una reforma integral no es la culminación de nuestra reforma. De hecho, a pesar de que hayamos concluido incluso los trabajos más intensos, la remodelación, la pintura, el cambio de suelos y pavimentos, aún hay mucho qué hacer. Desde la elección de muebles hasta la finalización de detalles. En realidad, eso es lo más apasionante de una reforma: que nos da la oportunidad de renovar y volver a seleccionar hasta el mínimo aspecto de la apariencia, funcionalidad y distribución de nuestro hogar.

Es por ello que aunque ya hayamos pasado la etapa más intensa de trabajos, decisiones y gastos, aún nos queda un último esfuerzo para darle a nuestro espacio ese toque de estilo, novedad y belleza que hemos buscado al realizar una reforma integral. Es para dar este final agradable a la reforma que podemos usar distintos tipos de accesorios y detalles que sin duda enriquecerán aún más nuestro espacio dotándolo de un carácter propio que sea a la vez único y que manifieste un estilo determinado.

En esta ocasión dedicaremos un breve espacio a estos pequeños accesorios y detalles que pueden dar un empuje adicional al diseño interior de nuestro piso reformado, aunque sólo a algunos pues es en el renglón accesorios que sin duda se puede bordar más en cuanto a decoración e interiorismo se refiere.

Plantas en el hogar

No todos tenemos la fortuna de vivir en una casa con un gran jardín. Sobre todo en espacios urbanos, es mucho más común vivir en pisos que como espacio externo lo más que tendrán es una terraza o balcón. Ello no nos impide tener a la naturaleza en el hogar. Existen muchas especies y variedades de plantas bien adaptadas a estar en el interior y sus ventajas exceden al simple aspecto decorativo. Desde purificar el aire que respiramos al pasar mucho tiempo dentro de casa hasta enriquecer el aspecto de nuestro hogar con el brillo que sólo las cosas vivas y naturales pueden dar, las ventajas son muchas y las restricciones son mínimas.

En cuanto a estilo, las plantas combinan con casi cualquier estilo decorativo: desde el bohemio hasta el minimalista, todos pueden nutrirse de la frescura y la vida que el hecho de usar las plantas como accesorios de decoración dentro del hogar pueden otorgar.

¿No nos creemos capaces de cuidar bien una planta de interior? Hay especies que demandan mínimas atenciones y nos ofrecen por el contrario mucha belleza, paz, relajación e incluso beneficios de salud.

Desde cactáceas hasta bonsáis, pasando por la clásica cinta, las orquídeas, o la dinámica y muy de moda en diseño de interiores cuna de moisés o bandera blanca. Todas estas plantas actúan como purificadores de ambiente y son un accesorio económico, sencillo y natural para darle un toque especial a cada espacio. ¿Quieres optimizar el plus estético que da una planta a tu piso? Elige los jarrones o macetas adecuados para el estilo que has imprimido a tu reforma: no arruines con los últimos detalles los trabajos de la reforma.

 

Decorar las paredes

Una pared nueva, recién pintada, es sin duda un lienzo en blanco para la decoración y no puede quedarse completamente vacío. Ni siquiera en una decoración minimalista se elige dejar todas las paredes de una habitación sin ningún elemento adicional. Hay muchísimos accesorios diferentes que pueden vestir de forma clásica, elegante o incluso divertida una pared que acaba de ser pintada tras una reforma. Algunos de los accesorios que pueden servir a este propósito son:

  1. Murales vinilos. Este tipo de decoración se ha vuelto muy popular pues es un accesorio sencillo, no muy caro y que puede adaptarse a todo tipo de estilo. Existen numerosos tipos de murales vinilos, en blanco y negro, coloridos, con textos poéticos, imágenes simples o complejas, con la sombra a contraluz y el contorno de ciudades o monumentos, con flores o árboles, para el salón o las habitaciones de los niños. Fotomurales o pequeños textos. Las iniciales de los miembros de la familia o la sombra de un gato. Las opciones son muchas y permiten dejar volar la creatividad y llenar de vida una pared.
  2. Las repisas van bien con cualquier tipo de decoración y son no sólo accesorios, sino que proporcionan además espacio de almacenamiento y orden. En metal, madera, con soportes o volantes. Para colocar libros, plantas, canastos con diversos objetos útiles o no tanto, o simplemente para poner una pequeña escultura o una foto, las repisas son un accesorio que puede darle ese toque especial a cada uno de los espacios.
  3. En diversos tamaños, estilos y formas, un reloj es un elemento que además de útil, le da una gran personalidad a un espacio. En la actualidad muchas personas, acostumbradas a utilizar siempre el móvil como reloj y a no separarse de él, omiten el colocar un reloj en las paredes de su casa. Sin embargo, no hay que restarle importancia a un accesorio que puede resultar tan rico para vestir una pared o para servir como punto focal de una pieza entera. En números tradicionales o romanos, con un dibujo o un diseño especial, será sin duda un elemento de gran personalidad en un piso reformado.
  4. Ya sea para dar sensación de más espacio o amplitud, para multiplicar las fuentes de luz o para dar la apariencia de que una habitación es mucho más grande de lo que en realidad es, los espejos son un elemento de decoración muy interesante y un accesorio que todos los decoradores adoran utilizar. Sirven no sólo para vestir un muro, sino que como existen en muy diversos estilos y formatos, tamaños, figuras e incluso combinaciones de espejos. Sin duda un accesorio a tener en cuenta al dar los toques finales a una reforma.

Cuadros

Sí, los cuadros son un accesorio clásico que no pasa de moda y son intemporales a la vez que dinámicos y versátiles, pues existen en distintos materiales, formas, tamaños, estilos y objetivos dentro del esquema del diseño interior de una habitación o un piso completo.

Cuadros con obras de arte clásicas o contemporáneas, con fotografías familiares o de paisajes, con objetos incluso, con flores secas, con la ropa de nuestros hijos cuando eran pequeños. Con letras, poemas, o simplemente con pequeños grabados, los cuadros son un accesorio presente en cualquier hogar y en casi cualquier tipo de decoración. Son un elemento que puede ir directamente en las paredes, sobre repisas, sobre los muebles. Hay diversas formas de utilizarlos de acuerdo a cada estilo y las necesidades de decoración de cada espacio:

  1. Hacer un repisa de cuadros con fotografías, puede ser una forma especial y agradable de tener las fotos que más queremos o que tienen un mayor valor sentimental.
  2. Hacer un collage mural con cuadros. Pueden ser con fotografías o con imágenes, pero tienen que “combinar” entre sí. Podemos darle al collage diferentes formas o disposiciones, pero la idea es que tengan una idea guía. Una forma genial de hacer este tipo de collages es combinarlos con letras o frases, logrando con ello un efecto mucho más agradable.
  3. Utilizar un solo cuadro grande con un motivo especial y darle el lugar de punto focal en una habitación (ello funciona mucho con obras de arte).

Eso sí, al escoger los cuadros que utilizaremos como accesorio al final de nuestra reforma debemos recordar tener en mente que deben “pegar” con el resto de la decoración. Madera pintada de blanco en una decoración estilo nórdico, metal en una estilo industrial, y colores surtidos en una bohemia. No debemos “bajar” la guardia al final, para que los accesorios sean acentos decorativos y no desentonen con el resto de los elementos que hayamos elegido.


Cuadros en una reforma integral 

Velas

No, las velas no pertenecen sólo a la decoración bohemia. Son un detalle que puede incluirse, con mesura y seleccionando bien el sitio y la forma de utilizarlas, en todos los estilos decorativos. De hecho, la idea de decorar con velas no es algo nuevo, es una “tendencia” que tiene miles de años. Y ello es porque las velas no sólo pueden otorgar luz y calor a un espacio, sino que son accesorios con una gran versatilidad decorativa. Bien ordenadas, pueden añadir belleza, estilo y elegancia a cualquier piso. También agregan realce a otros accesorios decorativos como los papeles murales, fotografías, obras de arte, los colores de los muros y las flores. Son un elemento tan adaptable que incluso los apasionados del DIY pueden elaborar sus propias velas.

Se pueden usar velas monocromáticas en diferentes tamaños y colores combinadas y crear un punto focal con ellas. También se pueden usar pequeñas bandejas de un material que combine con el resto de la decoración. Se pueden usar velas semejantes entre sí para crear una línea fluida y agradable a la vista. Si se combinan con espejos, pueden crear una zona de auténtico disfrute visual y estético.

También se pueden utilizar las velas multicolores que dan una sensación completamente diferente, combinando de formas diferentes con el resto de los elementos decorativos. Se pueden usar como decoración sobre viguetas de madera, esculturas en metal, dentro de luminarias, en los baños y en las recámaras. Incluso se pueden crear dibujos y patrones sobre las velas. Los candeleros también son una pieza clave para sacarle el mayor provecho a la excelente herramienta de decoración que pueden ser unas velas. Tipo clásico, tipo farol, tipo fuente, antiguos, modernos, de diseño o artesanales, la cuestión es elegir el que mejor combine con el estilo elegido e implementado en la reforma.

Textiles y cojines

Otro elemento que se añade como accesorio tras finalizar la reforma y una vez que se han seleccionado muebles y luces, son los elementos textiles: cortinas, tapices, cubre sofás… todos estos accesorios van otorgando al piso su personalidad final y definitiva. Le van dando un estilo único y que lo distingue de otros que siguen pautas semejantes. Elegir el tipo de tejido: lana, algodón, telas ricas y con una caída pesada o suave con una fragilidad y delicadeza especiales. Los colores, la cantidad de elementos textiles. Todo ello será accesorio al trabajo realizado, pero no por ello debemos darle menos importancia.

No hemos de sobrecargar un espacio con demasiados elementos textiles, pero su ausencia completa puede indicar frialdad y restar sensación de hogar. Por ejemplo, en un estilo bohemio, tapices gruesos y cojines multicolores serán el detalle final: la cereza de la torta de una decoración hippie y relajada. En un ambiente industrial, un tapiz gris sobre un pavimento cerámico brillante, le dará a un salón personalidad y carácter. En las recámaras se puede jugar aún más con elementos textiles: acolchados y cojines que complementen en color y textura al resto de la decoración. Cortinas envolventes que creen un ambiente de relajación y confort antes de dormir. Todos estos accesorios permiten rematar con toques de éxito una reforma integral.

Éstos son sólo algunos de los accesorios con mayor influencia o con mayor intensidad en la decoración de interiores, pero ciertamente no son los únicos. Desde taburetes a lámparas de pie, pasando por bandejas, jarrones, cerámica, percheros, y muchos otros pequeños detalles, la decoración puede englobar muchísimos objetos, pequeños y más grandes que unidos, producen una sensación de equilibrio y belleza.

Decoración textil en una reforma integral

¿Cuáles son tus accesorios favoritos y cómo te gustaría utilizarlos tras la reforma integral de tu piso o de tu casa? Coméntanos en Tu7 los elementos que más te gustaría utilizar y nos aseguraremos de que formen parte de tu reforma.