Reforma integral: escoger el azul turquesa como base

Existen muchos motivos o elementos que pueden ser el punto focal de la decoración de nuestro hogar al realizar una reforma integral. En Tu7 hemos hablado por ejemplo de materiales y estilos decorativos, pero ¿qué hay de los colores? Un solo color o la combinación de dos colores pueden ser el centro que unifique las ideas en torno a las cuales girará nuestra reforma. ¿Y por qué no ser valiente y atreverse a utilizar un color fuerte y llamativo como el turquesa? A continuación exploraremos un poco el cómo utilizar este hermoso y brillante color en la decoración de nuestro piso reformado.

En un momento en que diversos estilos se confrontan ante los ojos del público, un color tan fuerte como el turquesa experimenta un momento de gran popularidad. Desde la pintura de paredes hasta pequeños elementos de decoración. Es un color que puede encontrarse en cualquier parte de la casa y que le da un toque de frescura y tranquilidad, además de que le da una personalidad especial y relajante a cada espacio.

¿Te parece demasiado atrevido o difícil de combinar? Sigue leyendo y verás que hay muchas formas y opciones para utilizar este hermoso color.

¿A qué llamamos color turquesa?

El color turquesa es una tonalidad derivada del azul y el verde y nos remite a piedras preciosas que simbolizan sueños y serenidad, como cuando el agua del mar tiene este tono tan especial. Ello sin olvidar además que posee una cierta influencia exótica que permite utilizarlo en los estilos bohemio y étnico sin problema alguno. También es un favorito de los expertos porque otorga mucha frescura y luminosidad a los espacios. A pesar de que en ocasiones se le asocia con el invierno y  una cierta frialdad, utilizado en distintas formas (desde paredes, sofás, cortinas…) hasta pequeños detalles como por ejemplo velas o relojes de pared, puede combinar perfectamente con cualquier estilo que elijamos. Ello se debe también a que es un color muy alegre (incluso un poco festivo) y gracias a ello puede otorgar vida y emoción a cualquier estancia.

 

Reformas: Color Turquesa

 

¿Con qué colores combina bien el turquesa?

El azul turquesa es un color que por naturaleza podemos definir como intenso y es por ello que resulta una buena idea combinarlo con tonalidades más suaves, salvo algunos otros colores intensos con los que puede contrastar de forma excelente, como por ejemplo el amarillo mostaza, el verde menta y el naranja. Para decorar en un ambiente de mayor suavidad y delicadeza, resulta ideal combinarlo con cualquier tono de gris, con beige, rosa suave o con violeta o marrón claro. Es igualmente válido combinar el azul turquesa con otros tonos de azul y verde, lo que quizá pueda resultar en un ambiente muy fresco (un tanto frío) pero que sin embargo puede adquirir calidez si utilizamos los materiales justos.

 Turquesa en todas las piezas de la casa

Turquesa en todas las piezas de la casa
http://decorcraze.com/home-decoration/turquoise-themed-home-interior-decoration.php

Precisamente hablando de materiales, el turquesa hace un equilibrio perfecto con la madera. Frescura y calidez que se complementan de manera ideal. También puede utilizarse contrastando con pizarra o concreto, y en ciertas áreas de la casa (como los baños, la cocina o la entrada), se le puede utilizar en brillantes y reflejantes pavimentos cerámicos y mosaicos que le darán una personalidad especial y alegre a esas partes de la casa.

Turquesa en las paredes

La pintura es sin duda uno de los momentos culminantes de una reforma integral. Elegir los colores que nos acompañaran de forma cotidiana es emocionante y a la vez puede ser un momento de dudas y confusión. El turquesa se presenta entonces, sin timidez alguna, como una opción que nos puede dar muchas opciones sobre todo al combinarlo con otros colores. Por ejemplo, podemos pintar las paredes alternando turquesa y gris y asi crearemos un ambiente lleno de armonía y encanto en cualquier parte de la casa. Por ejemplo, en la cocina, podemos utilizar esta singular combinación desde la pintura de las paredes y complementándola con los módulos y mobiliario de la cocina, las mesas y los detalles. Esta combinación es perfecta en espacios de estilo mediterráneo, moderno, rústico o incluso vintage. Nos hace soñar en playas soleadas y mares llenos de paz. La forma perfecta para casar al gris y el turquesa es contrastar los tonos: un turquesa claro irá perfecto con un gris oscuro y viceversa: un turquesa intenso será ideal con un gris claro y aperlado.

De forma muy simple, en las paredes, el turquesa combina de forma ideal con el… turquesa. En distintos tonos, en distintas sombras e intensidades, el turquesa puede vestir todas nuestras paredes. Siempre hay que tener cuidado, eso sí, de “casar” estas paredes turquesas con materiales cálidos que eviten la sensación de frialdad que puede emanar de este tono de azul.

Muebles en color turquesa

Para quienes el turquesa no es la opción en paredes o revestimientos cerámicos y pavimentos, es posible también utilizarlo en muebles para darle toques de alegría y frescura al piso reformado sin darle un lugar tan protagonista a este hermoso color. El utilizar muebles en color turquesa le otorgará personalidad e identidad a una habitación. Es fácil por ejemplo sólo dar acentos de color pintando por ejemplo las barandillas de la escalera en turquesa, y sobre todo, en piezas grandes de mobiliario. Cabeceras de cama, sofás, mesas y sillas, incluso mobiliario de cocina, vitrinas en el salón y bañeras o duchas. Las opciones son muy amplias y pueden complementarse con estilos muy diversos.

 Muebles en Turquesa

Muebles en turquesa: ideales para dar acento de color
http://www.portobellostreet.es/mueble/34475/Sillon-orejero-Aire-turquesa

Un detalle genial (sobre todo para los amantes del bricolaje o DIY) es darle una nueva vida a un mueble maltratado o antiguo, y en esta renovación casera utilizar el color turquesa. En los estilos bohemio y rústico este tipo de muebles recuperados en colores brillantes pueden ser un excelente proyecto personal y dotar aún más de un estilo único a nuestro piso reformado.

Detalles de color

Al utilizar el color turquesa no es necesario “enloquecer” y utilizarlo a gran en una reforma integral, sino que es posible añadir pequeños detalles y con ello llenar de luminosidad y alegría un espacio.

Detalles de color turquesa en una reforma

Entre estos detalles especiales podemos mencionar las cortinas y ropa de cama, alfombras y tapices, marcos, cuadros, pintura mural y pequeñas porciones de papel mural, repisas, floreros, elementos en cerámica, lámparas, velas, etcétera. Es ideal elegir elementos que carguen ellos mismos con una gran personalidad, como por ejemplo, un gran florero o macetón de diseño, o quizá un hermoso cubre-sofá en una textura agradable como la lana. De hecho, como ya lo mencionábamos, una forma sencilla y llena de estilo es el pintar un viejo mueble en tonos turquesa y añadirle detalles especiales, como por ejemplo, incrustaciones de metal. También es válido usar cojines y textiles turquesa diversos en todas las superficies en que nos sentamos: sillones, sofás, sillas, taburetes y bancos: todos pueden enriquecerse con este hermoso color.

 

Consejos y tips para usar este color

  1. El primer tip es usar el turquesa como base del lienzo de una habitación: todas las paredes irán pintadas en este color pero no habrá nada más en tono turquesa en la estancia. Por el contrario, podemos añadir detalles en amarillo o dorado, en gris o blanco. Contraste contra un lienzo aguamarina.
  2. Suelo y techo. Otro consejo es pintar el techo o elegir el suelo en tono turquesa contra muros beige o blancos. Complementar este flash de color con pequeños detalles de decoración harán que nuestra habitación brille.
  3. Accesorios por todas partes. Cero turquesa en muros, suelo o plafón: pero en todos los accesorios textiles de la habitación.
  4. Repisas y libreros en turquesa contra una habitación blanca y con detalles en color durazno o rosa: ideal para una recámara infantil o para un estudio relajante y zen.
  5. Una pared pintada a rayas, combinando el turquesa con blanco y gris. Fresco, ideal para una decoración minimalista.
  6. Cuadros y portaretratos. En una habitación sobria estilo nórdico o industrial sólo un cuadro en color turquesa añade vida sin perturbar la pureza del estilo elegido.
  7. Contra una habitación blanca: muebles en madera con detalles en turquesa. No muebles cien por cien turquesa, sino con pequeños detalles de color. Ideal si añadimos cortinas en turquesa también.
  8. Combinarlo con verde. Sencillamente maravilloso en muebles, accesorios y quizá alternando paredes en estos dos colores.
  9. Utilizar turquesa en el estilo boho-chic. Cojines, tapices y textiles son protagonistas de este estilo que casa muy bien con el color turquesa.
  10. Baños en turquesa de pies a cabeza. En un baño todo puede ser turquesa, de la bañera a los aseos. Mosaicos, duchas, lámparas y mamparas. Es un color que otorga mucha luminosidad y que da la sensación de estar en el mar, lo que nos transportará a otras latitudes y dimensiones.
  11. En la habitación del bebé: si decidimos no saber si tendremos niño o niña al preparar la habitación de nuestro bebé el color turquesa se erige como una alternativa ideal para cualquiera de los dos sexos. Luz y alegría en una habitación que sin duda enamorará a cualquier pequeño.
  12. En el estudio: puede añadir no sólo luminosidad y alegría, sino que usarlo en el mobiliario de nuestro estudio puede ser una excelente idea para modernizarlo y dotarlo de la vitalidad que precisamos para trabajar.
  13. Jardín. Si tenemos la suerte de contar con una terraza o jardín, el turquesa puede ser una opción ideal para el mobiliario de jardín. Alegría que suma a los colores de las flores en primavera y que le otorgarán a ese espacio una vitalidad adicional.

Como podemos ver, el azul turquesa es sin duda un color encantador puesto que aporta frescura e incluso un ambiente zen a cualquier ambiente en que se le utilice: ya sea la cocina, el baño o las habitaciones. Es particularmente hermoso y brinda una paz especial cuando se le combina con otros tonos de azul o verde. En el baño o la cocina pueden usarse mosaicos y cerámica en este color dotando de brillo adicional a los espacios.

Para usarlo adecuadamente y no sobrecargar un espacio, podemos combinar  elementos en distintos tonos de turquesa: cojines, velas, marcos con fotografías, mantas y cortinas.

La imaginación es el límite en cuanto a decoración basada en color, y sobre todo si elegimos un color con tanta personalidad como el turquesa. ¿Te atreves a utilizarlo? ¿Te decides a compartir tus experiencias utilizando el turquesa con nosotros en Tu7?