Eligiendo puertas interiores para una reforma integral: opciones y características

En una reforma integral hay muchísimos elementos para seleccionar. Es muy probable que al emprender una reforma de estas dimensiones terminemos por cambiar la disposición de las habitaciones, su uso, sus acabados, y a veces inclusive derribando o añadiendo muros, y también todas las puertas interiores de nuestro piso o casa.

Y el elegir las puertas que dan acceso a cada una de las habitaciones o áreas de un piso no es una labor sencilla o que deba dejarse al azar, puesto que es una de las formas en que podemos hacer que la reforma que estamos realizando se destaque o puede resultar una situación que la haga, digamos, naufragar.

Antes de elegir las puertas internas de un piso reformado, hay que informarnos bien respecto al estilo que queremos dar a nuestro espacio, puesto que dependiendo si es un espacio cerrado (con un pasillo o corredor al que den las puertas de habitaciones), o abierto (en el que sólo haya puertas para ciertos espacios como los aseos o las habitaciones de los miembros de la familia), y en que las puertas sin duda tendrán un impacto visual mucho más fuerte en el conjunto de la apariencia de nuestro piso.

Asímismo, la elección de materiales deberá realizarse cuidadosamente, puesto que debe combinar adecuadamente con el resto de los materiales, colores y texturas elegidas para el resto de las superficies de nuestro piso. Además, hay diferentes estilos de puertas que pueden resultar muy útiles en distintas áreas de nuestro hogar, para optimizar el uso del espacio y para no desperdiciar ni un milímetro el área de paso, de almacenamiento, o simplemente de disfrute de nuestro piso.

 

Espacio abierto o corredor… ¿cuándo es más importante la elección de puertas interiores?

¿Cómo has pensado tu espacio? Cuando te acerques a especialistas en reformas como nosotros en Tu7, es necesario que llegues con una idea muy precisa de cómo visualizas tu piso renovado.

Tradicionalmente, un piso estaba distribuido de forma clásica: una entrada (equivalente al hall anglosajón o americano) y desde ahí despuntaba un corredor o pasillo que servía como distribuidor al resto de las piezas de la casa: salón, comedor, habitaciones, cocina, aseos, etcétera. Esta distribución, evidentemente sirve para dar una mayor privacidad a cada una de las áreas del hogar. Se considera una distribución clásica porque es la que se utilizó durante mucho tiempo en el diseño tanto de casas independientes como de pisos o apartamentos.

Puertas interiores

Distribución clásica con corredor o pasillo. Observemos la importancia de las puertas como elemento definitorio del espacio.
www.dixib.com/tag/cute-and-groovy-apartment/

 Por otro lado, en edificaciones o reformas más modernas, se prioriza más un espacio abierto, en el que desde la entrada se puede pasar, casi sin puertas, a diversas áreas de la casa, reservando el uso de puertas a los aseos y las habitaciones privadas. Desde una cocina abierta se accede al salón y el comedor, mismos que se ven “rodeados” por las entradas, dotadas de puertas, a los aseos y las habitaciones. En este caso, las puertas no tendrán un papel tan protagonista, sin embargo, pueden incidir mucho más en la apariencia del espacio en su conjunto, pues serán visibles desde la cocina y el salón: los espacios en que se pasa más tiempo y se recibe a los invitados.

Reforma integral de un salón

Ejemplo de distribución de un piso más abierto y con menos puertas. De igual forma es importante mantener el equilibrio de apariencia y materiales.
http://interiorzine.com/2011/09/27/luxurious-apartment-in-rome/

 

Tipos de puertas

Una vez hayas determinado el tipo de espacio al que dará lugar tu reforma integral, deberás decidir qué tipo de puertas favorecen mejor la funcionalidad y apariencia del diseño. En este caso, se pueden elegir puertas tradicionales con dos bisagras que abran ya sea a unos 110° o inclusive a 180°, ya sea con apertura hacia la izquierda o la derecha, favoreciendo siempre la funcionalidad de la habitación a la que se accede y al mejor aprovechamiento del espacio, o algún otro tipo de puerta menos convencional, las cuales describiremos más adelante.

En cuanto a las puertas tradicionales, éstas pueden variar en dimensiones, orientación, apertura, material, acabado y colores, es decir, hay una gran variedad de opciones.

Las dimensiones son importantes sobre todo pensando en cómo vamos a introducir mobiliario en cada una de las habitaciones: no podemos elegir una puerta muy pequeña para una habitación en la que pensamos tener grandes armarios, por ejemplo. Además, si el estilo elegido para nuestro piso es más moderno, una puerta amplia combinará mucho mejor con el resto del diseño del espacio. Las puertas más amplias también tienen la ventaja de poder incluir algún diseño más vanguardista o moderno, para lo cual las puertas más pequeñas se ven limitadas.

Muy importante a la hora de determinar la elección final de puertas interiores en un piso reformado, es la consideración de los materiales y acabados que se han usado en el resto de la reforma: una puerta pequeña en madera tradicional no es una selección adecuada en un piso en el que se han elegido colores claros y trazos modernos en el resto de la reforma. Por el contrario, una puerta vanguardista decorada con espejos y en colores drásticos como pueden ser el negro o el blanco, iría mal con un espacio diseñado en líneas y motivos clásicos.

Pero una puerta tradicional no es la única alternativa a la que podemos acudir cuando seleccionamos puertas, sino que hay otras opciones.

La primera, que es muy utilizada en diseños actuales y contemporáneos es la puerta corredera. Este tipo de puerta se usa para economizar espacio y a la vez, obtener más rendimiento de las aperturas existentes. Una puerta corredera se instala sin bisagras y con rieles horizontales, de forma que se abre sin dibujar un ángulo, sino que dibuja más bien una línea paralela a la del muro en la que ha sido encastrada.

En un espacio abierto, sin corredores o pasillos, una puerta corredera es ideal para permitir el acceso a una oficina privada o a un pequeño distribuidor que dé a las duchas y los aseos. También suelen utilizarse para grandes armarios encastrados (tipo clóset), o para ocultar de la vista general del salón o el comedor algún espacio.

comedor-cocina-gava

Ejemplo del uso de una puerta corredera en un espacio abierto y de diseño moderno
http://www.tu7.cat/cast/proyectos_realizados

Imaginemos por ejemplo un piso completamente abierto desde la cocina hasta el despacho, al cual se quiere dar un poco de privacidad sonora, pero sin eliminar el hecho de compartir luz con el resto del piso. En ese caso, puede instalarse una puerta corredera de pared a pared, que en lugar de un material opaco esté elaborada en vidrio traslúcido. Este pequeño detalle de diseño dotará al espacio en general de una apariencia moderna y equilibrada, que realmente permitirá destacar el hecho de que ha sido sometido a una reforma integral.

Otro tipo de puerta es la puerta doble que puede usarse como muro falso entre dos piezas, pero reservándonos la posibilidad de abrirla de forma completa en caso de mudanza o de cambio de muebles.

Este tipo de puerta es como una puerta tradicional, pero no está encastrada en un hueco especialmente realizado en la pared para tal fin, sino que la estructura completa de la puerta, de doble apertura, sustituye a un muro, con lo que cotidianamente sólo se abre una de las “alas” de la puerta, pero eventualmente, todo el muro falso podría movilizarse para permitir el acceso más ágil de una gran mesa, un armario, un sofá, etcétera.

 

Materiales: ¿cómo hacer la mejor elección?

Una vez determinado el estilo de diseño de nuestro piso y con él, el mejor tipo de puertas interiores que debemos elegir para el mismo, nos quedan algunas elecciones respecto a las mismas que no debemos dejar de lado.

La primera de éstas corresponde al material. La mayoría de las puertas que se consiguen en el mercado no son de madera maciza, sino de aglomerado, y pueden ser lisas o tener algún tipo de diseño o relieve de forma que luzcan menos “aburridas” en el entorno de un piso recientemente reformado.

La ventaja del aglomerado frente a la madera sólida es que es mucho más liviano y económico, sin perder resistencia y durabilidad. Evidentemente, hay aglomerado de distintas calidades y en esta variedad también reside una de sus riquezas, puesto que puede haber alternativas para todos los gustos y presupuestos.

Otro tipo de material es el aluminio, aunque raramente lo vamos a encontrar en puertas interiores que den a otra habitación dentro de la casa. Normalmente (y de acuerdo a las normas de eficiencia energética y ahorro de la energía en vigor), toda puerta que dé al exterior de alguna forma es mejor que se realice en aluminio. Ello permite mantener la impermeabilidad de la construcción y evitar fugas de calor o aire fresco, dependiendo de la temporada. Una bonita puerta en aluminio puede ir en distintos colores, desde blanco titanio a gris antracita, pasando por azules, rojos e incluso rosados, que pueden ofrecer un toque de color a una salida al jardín o a una terraza.

Finalmente, y a pesar de que no todas las puertas pueden estar realizadas de este tipo de materiales pues siempre habrá un marco de madera o metal, tenemos las elegantes y modernas puertas en vidrio o espejo. Este material otorga una sensación de decoración completamente distinta a una estancia, además que al ser reflejante (en el caso del espejo) aumenta la idea de amplitud de una habitación. Puertas realizadas en su mayoría en vidrio ya sea transparente, traslúcido u opaco, en distintos tonos, grosores y acabados, pueden utilizarse en un piso reformado ya sea con un estilo clásico o más moderno. Nuevamente repetimos que es fundamental combinar bien las puertas con el resto del diseño del piso, y para ello sin duda puedes confiar en los expertos a quienes hayas encargado tu reforma, en Tu7 por ejemplo, contamos con proveedores de puertas en distintos materiales de excelente calidad de forma que podamos elegir las puertas ideales para tu reforma.

 

El toque final, los picaportes

Una puerta sería completamente inútil sin un picaporte. A nivel estético, también la elección de este último elemento es importante, pues nuevamente debe combinar de manera adecuada con el resto de la decoración y diseño, sobre todo tras una reforma integral. Se pueden elegir picaportes estilizados, con líneas rectas y bordes perpendiculares, o bien, seleccionar picaportes tipo aldaba antigua, redondos y más clásicos, ideales para una pequeña puerta en madera en una disposición con corredor o pasillo.

Siempre es importante pensar en elegir picaportes de buena calidad y muy resistentes, pues es la pieza que más desgaste sufrirá. A veces, nos pasa inadvertida la cantidad de veces en que abrimos y cerramos una puerta interior, por ejemplo, la que dirige a los aseos. El uso es continuo, cotidiano y repetitivo, así que es fundamental que sea durable y confiable, a la vez que estético y agradable a la vista.

Como podemos ver, la elección de una puerta interior en el marco de una reforma integral no puede para nada dejarse al azar. Cada detalle debe ser pensado cuidadosamente, y cada uno de los elementos, seleccionado en términos de estilo, diseño, calidad y confort.