Cocinas con una isla en medio, una buena alternativa

En Tu7 te ofrecemos las mejores ideas en cuanto a cocinas Barcelona. Entre estas alternativas de diseño, está la opción de elegir una cocina con una isla interior.

¿Por qué es una buena idea?¿Qué ventajas representa?

A continuación te ofrecemos algunos de los detalles positivos que una cocina de este estilo puede ofrecerte, para que al momento de emprender la reforma de tu cocina, la tomes en cuenta.

Recuerda que toda cocina tiene un gran potencial en cuanto a almacenamiento, estilo y funcionalidad. Lo triste es que muchas veces este potencial se desperdicia. Un diseño que incluya una isla en el centro puede resolver estos problemas, y además, se ve muy bien. Ya sea una isla móvil o a espacios para sentarse, las ventajas que representa una cocina de este tipo son muy diversas. Cuando te acerques a tu diseñador, recuerda que este tipo de cocinas puede ser muy ventajoso en tu reforma.

Para empezar, este tipo de cocinas le añade espacio adicional de almacenamiento a tu cocina. Si de lo que carece tu cocina es de espacio para almacenar cosas, con una isla en el centro obtendrás espacio para poner cajones, repisas, alacenas. Es como si la isla fuera una extensión de tu área de trabajo en los mostradores de la cocina. Por ejemplo, la parte inferior de la isla es un lugar ideal para la basura, pues al colocar ahí los contenedores para los distintos tipos de basura, éstos no te estorbarán en el área que normalmente utilizas para cocinar.

Otro detalle a tener en cuenta es que una cocina con isla central es ideal para familias con niños.

Ello porque les sirve ya sea para hacer la tarea o para ayudar a preparar la cena, puesto que les proporciona un buen punto de vista y les permite involucrarse con las actividades de la cocina. O incluso puedes utilizar la isla central de tu cocina reformada para colocar cosas que tus hijos puedan usar para prepararse la merienda al llegar de la escuela. De esta forma fomentas su independencia y aprovechas al máximo el diseño de tu cocina reformada.

También puedes utilizar la isla central de tu cocina para que sea un espacio adicional para sentarse. Puedes ocuparla como el área para cenas o almuerzos informales, o para que algunos miembros de la familia se sienten a ver televisión o usar el ordenador portátil mientras cocinas. Que tu familia o tus invitados estén cerca mientras cocinas es muy útil y agradable. Aún si tu cocina no es muy grande, una extensión del mostrador en el cuarto adyacente puede funcionar como una isla. Ya sea que tengas espacio para que se sienten 2 o 6 personas, siempre es bueno tener más lugar para sentarse.

Finalmente recuerda que la isla central de tu cocina puede ser móvil para añadir flexibilidad a tu diseño. Este tipo de islas son ideales para espacios reducidos que necesitan optimizar los recursos disponibles.

Reforma de pisos en Barcelona: Diseña tu espacio interior

Reformar es mucho más que decorar las habitaciones de una casa. Si está pensando en acometer una reforma de pisos en Barcelona, como empresa especializada en diseño y decoración, Tu7 pone a su alcance un amplio catálogo de todo lo necesario para planificar y organizar un espacio interior. Decorar es modelar un espacio para que resulte cómodo, confortable y práctico, es decir, para que cumpla las funciones a las que ha sido destinado. Si la reforma de la casa va a ser integral, lo más aconsejable es contratar los servicios de los profesionales.

¿Cómo conseguir que reformar la vivienda sea un éxito?

Si la decoración se adapta a las necesidades, gustos y costumbres de las personas que van a hacer uso de los espacios, la reforma habrá estado bien diseñada y organizada. En pocas palabras, la casa debe ser cómoda para todos. Por eso, antes de iniciar la reforma de una vivienda o espacio hay que plantearse algunas cuestiones esenciales para aplicar las soluciones decorativas adecuadas. Y muy importante, la decoración debe ser flexible y quedar abierta a posteriores cambios o necesidades futuras sin necesidad de volver a acometer grandes obras.

Revestimientos y acabados de suelos, paredes y techos; muebles y complementos decorativos son parte de los elementos básicos de la decoración. El uso y combinación que hagamos de ellos a la hora de diseñar o reformar un espacio interior nos ayudará a lograr espacios confortables y funcionales. Para ello es necesario tener en cuenta la armonía del conjunto, la proporción -tamaño entre los objetos y el espacio-, el equilibrio –simetría o asimetría entre los objetos y el espacio- y la creación de puntos focales de interés y atención. En la decoración también se juega con la luz, tanto para crear zonas y ambientes como para realzar los elementos decorativos.

Para conseguir una distribución coherente y proporcionada hay que hacer una buena planificación de cada estancia, zona de paso o pequeño rincón, incluyendo todo los detalles específicos de la construcción (paredes, puertas, ventanas, suelos…) y mobiliario. A la hora de diseñar la reforma de espacios hay que dar respuesta a uno de los problemas más comunes con los que se topa cualquier proyecto de decoración: el almacenamiento. Los sistemas de almacenamiento son casi infinitos, siendo aconsejable apostar por las soluciones personalizadas o muebles a medida: despensas, armarios empotrados o independientes, cómodas, aparadores, estanterías, cajones debajo de la cama, cestas, cajas…

Este es un pequeño esbozo de algunos de los detalles que pueden hacer que una vivienda gane a la hora de reformarla. Para garantizar el éxito de la reforma conviene asesorarse y dejarse guiar por los profesionales. No solo aportamos a nuestros clientes el mayor número posible de ideas, sino soluciones decorativas integrales. El objetivo final es uno: el disfrute del hogar.

Diseños de baños: las claves para acertar

El baño es una de las estancias de la casa que precisa ser cómoda y funcional, para movernos con libertad y en el que todas las cosas (toallas, jabones, papel higiénico…) estén al alcance de la mano pero también guardadas y ordenadas. Es una de las claves para acertar a la hora de elegir el mejor de los diseños de baños. Además de la funcionalidad, otra de las claves es la seguridad; es decir, diseñarlo, equiparlo y decorarlo adaptándolo a la movilidad de las personas que harán uso del mismo.

Un baño resulta cómodo cuando los sanitarios están distribuidos con suficiente espacio entre ellos. Así, por ejemplo, si la vivienda solo dispone de un baño la mejor solución para ganar espacio es optar por la ducha (con mamparas traslúcidas) en lugar de una bañera. Duchas que, con los nuevos diseños de baños, podemos convertir en un rincón de relax, con las cabinas equipadas con hidromasaje y sauna.

A la hora de replantear o planificar el diseño del baño hay que prestar especial atención al suelo, eligiendo un material resistente, ya que estará más expuesto al agua y a la humedad. Baldosas cerámicas, mármol o madera protegida con barnices. El mismo material del suelo se puede colocar en el frente de la bañera para dar sensación de continuidad.

No todos los revestimientos tienen que ser del mismo material. De hecho, podemos decorar o proteger cada pared de manera individualizada. Por ejemplo, optando por materiales más resistentes, alicatados o mármoles en las zonas más expuestas al agua (lavabos, bañera) y por la pintura en el resto (tonalidades claras, alegres o de colores intensos, desde el azul al verde o rojo). A la hora de elegir el color, conviene tener en cuenta que éste también está presente en los accesorios del baño (toallas, barras, anillas, objetos decorativos…). Sea cual sea el estilo del baño, no pueden faltar los espejos. Los grandes espejos dan una mayor sensación de amplitud al espacio.

Si no tenemos problemas de espacio, una de las tendencias en diseños de baños es colocar encimeras de baño alargadas -en mármol, madera- con lavabos encastrados y utilizar la parte de abajo para colocar armarios o estanterías a medida. Los armarios empotrados o independientes, las cajoneras, rinconeras, cestas o barras son los complementos ideales para guardar y ordenador todos los objetos del baño (desde los productos de belleza a los objetos decorativos). En función de espacio, optaremos por unos u otros.

Hay que procurar que la estancia tenga una iluminación general desde el techo y otra puntual en la zona de los lavabos (puntos de luz sobre el espejo, por ejemplo).

Y, por último, otro aspecto no menos relevante, y es que el baño también debe ser un espacio ecológico y respetuoso con el medio ambiente, haciendo un uso razonable y sentado del agua. Todos los elementos básicos de un baño se alimentan de agua, así que la mejor opción es optar por las modernas instalaciones sanitarias –grifería incluida- que garantizan un menor consumo de agua (por ejemplo, grifos con mezcladores de agua caliente y fría en un único mando).

Cocinas y baños: Suelos, paredes y techos

A la hora de decidir qué tipo de revestimiento o pavimento es el más adecuado para la reforma de las cocinas y baños, hay que tener en cuenta su firmeza, su resistencia al agua y su calidad. Entre la amplia gama de posibilidades los más aconsejables son los pavimentos de gres, mármoles y losetas de barro cocido, o las piezas de mármol de tonalidades claras con diseños centrales o bordeando el perímetro de la estancia. Si la habitación lo requiere se puede zonificar o definir ambientes con alfombras, en consonancia con el estilo elegido.

En la elección del suelo hay que tener en cuenta los factores estéticos, técnicos y presupuestarios en cuanto al material a emplear. También hay que prestar atención a la forma de presentación (ancho, largo, acabado, color, tipo de dibujo…). Así, por ejemplo, los colores oscuros reducen visualmente el tamaño de las  habitaciones. Todo lo contrario que los materiales claros que dan sensación de amplitud y de serenidad. Los colores oscuros son más serios y elegantes, pero también resaltan más las evidentes marcas del desgaste por uso o tránsito. Los colores claros, por su parte, son más informales, incluso juveniles. La superficie parecerá más grande cuanto mayor sea la cantidad de elementos decorativos. Cuando en el dibujo del suelo predominan las líneas longitudinales, la estancia se estrecha visualmente. Por el contrario, si predominan las líneas transversales, la estancia se ensancha. Los dameros tienen un efecto neutro.

La pintura ha sido utilizada para decorar todo tipo de construcciones, con una amplia variedad de acabados, técnicas y efectos. La pintura, como base decorativa de las paredes, sigue siendo una de las opciones más destacadas. Sus posibilidades son enormes, desde los acabados texturados mate en blanco –una opción versátil y armoniosa- a la pintura trabajada a base de dos o más capas de tonalidades o colores diferentes que permite crear acogedores ambientes.

De las paredes se puede decir que son realmente las partes del edificio con las que más contacto físico directo tenemos. Las paredes de piedra y de yeso siempre fueron frías, rugosas o desagradables al tacto. Para solventar este problema, se han introduciendo otras alternativas, como los frisos y los enmaderados sobre las paredes. Mientras la piedra da sensación de frío, la madera aporta una sensación cálida. La difusión de la luz depende del color. Así, y al igual que sucede con los suelos, un revestimiento o friso de madera oscura reduce visualmente la habitación. Los frisos pueden integrarse en un conjunto o constituir una decoración aparte. La disposición vertical, horizontal o inclinada multiplica los efectos visuales. Los elementos de remate, cornisas y molduras son motivos decorativos añadidos.

Otras alternativas, y entre las más demandadas, son los alicatados, luminosos y alegres, para cubrir las paredes de la cocina y de los baños. Formando zócalos se combinan con pinturas protegidas con barnices resistentes.

Por último, el tratamiento y acabado de los techos es tan importante como el de las paredes. En ellos se emplean, en general, las mimas gamas tonales, aunque más rebajadas, dependiendo de la dimensión de la estancia.